Rubalcaba dice que ya ha pedido perdón y avisa al PSOE de que no puede seguir hablando de sí mismo

Alfredo Pérez Rubalcaba
El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha recordado este miércoles que él ya pidió perdón por los errores del Gobierno anterior y ha advertido a los suyos de que el PSOE "no se puede permitir el lujo de seguir hablando de sí mismo" sino que tiene que centrarse en los problemas de los españoles.
Dice que quien tiene que disculparse es Rajoy, por "engañar a los pensionistas", aunque el PSOE dejó las cosas "regular, y algunas mal" MADRID, 5 (EUROPA PRESS)



En una entrevista en RNE recogida por Europa Press, ha subrayado además que quien tiene que pedir perdón hoy es el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, por "engañar" a los pensionistas diciendo que se actualizarían sus pensiones "porque había elecciones en Galicia y en Euskadi".

Rubalcaba ha asegurado que no se ha planteado si querrá ser candidato a la Moncloa en las próximas generales y ha esquivado la pregunta sobre si ve afianzado su liderazgo: "El liderazgo del PSOE le puede preocupar al PSOE, que somos unos cuantos miles de militantes, y a mí personalmente, pero es que el PSOE lo que tiene que hacer es mirar hacia afuera, el problema del PSOE es que está todo el tiempo hablando de sí mismo y eso es lo que yo no voy a hacer nunca como secretario general".

Ante la gravedad de la situación de España, Rubalcaba ha advertido a los suyos de que "el PSOE no se puede permitir el lujo de seguir hablando de sí mismo" sino que tiene que concentrarse en los ciudadanos. "El partido es esencialmente un instrumento al servicio de los ciudadanos, luego nosotros ya elegiremos, ya votaremos, por supuesto", ha remachado.

Asimismo, ha recalcado también que todos los socialistas están en levantar el partido, como dijo la que fuera su rival Carme Chacón, "de una puñetera vez".

"Todos estamos en lo mismo", ha zanjado. En cuanto al vídeo de militantes de base pidiendo perdón por las políticas de los últimos años de Gobierno del PSOE, lo ha atribuido a la "pluralidad" del partido y ha asegurado que todo lo que dicen los militantes le "parece bien", y además que tiene "línea directa" con todos ellos.

NO LE DUELEN PRENDAS EN PEDIR PERDÓN

Rubalcaba ha remarcado que él hizo su autocrítica y su petición de perdón cuando presentó su propuesta antidesahucios y de reforma de la ley hipotecaria -"no me duelen prendas", ha dicho-- y, además, que a los socialistas ya fueron castigados por sus "errores" en las urnas, en las pasadas generales.

"Si hubiéramos abordado bien la crisis hoy no estaríamos como estamos, errores cometimos, pero en un año el Gobierno del PP lo que ha hecho es empeorarlo absolutamente todo. No le dejamos las cosas bien, se las dejamos regular y algunas mal", ha reconocido el jefe de la oposición, para acto seguido acusar al PP de haber creado más problemas, sobre todo en educación y sanidad, con una política de "ir en contra de la igualdad de oportunidades".

También ha relativizado la baja valoración de su persona en las encuestas, primero porque las encuestas "últimamente no aciertan mucho", segundo porque no estamos en periodo electoral y tercero porque, a su modo de ver, el PSOE necesita "tiempo" para recuperar la credibilidad que perdió en los últimos años, cuando no supo resolver la crisis, porque "la gente está todavía muy enfadada con el PSOE".

Pero para eso, ha defendido, la mejor manera de hacer autocrítica es presentar un proyecto alternativo. Rubalcaba ha desatacado que el PP se está "deteriorando mucho" electoralmente por sus políticas y ha explicado que el PSOE está tratando de combinar cuatro cosas: hacer oposición a estas políticas, definir una alternativa de fondo que incluya una reforma fiscal de envergadura, poner el partido "a punto", lo que incluye "un cambio de mentalidad en un partido que en los últimos tiempos lo ha pasado muy mal"; y recuperar el contacto con sectores de los que se separaron en los últimos años de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero esa alternativa, ha incidido, no se hace en un mes. "Hay que darnos un poquito de tiempo", ha añadido. Esa gran reforma, parecida a lo que el PSOE hizo en 1982, es lo que definió como "radicalismo reformista" en el acto del pasado domingo, cuando el PSOE homenajeó al expresidente Felipe González en el 30 aniversario de su primera toma de posesión.

En cuanto a las palabras de González pidiendo al PSOE que no deje de tener vocación mayoritaria, Rubalcaba cree que "es evidente que hay que tenerla", a pesar de que un partido cuando pasa a la oposición pueda tender a "achicarse". Sin embargo, ha preferido subrayar otra cosa del acto del domingo, que los grandes avances del Estado del bienestar han sido políticas socialistas.

LAS PROTESTAS DEFIENDEN LOGROS DEL PSOE En concreto, ha mencionado la educación obligatoria hasta los 16 años, la sanidad universal y gratuita, el sistema de pensiones, la mejora de las prestaciones por desempleo o la ley de dependencia. Y todo eso, ha remachado, "es lo que el PP, con la coartada de la crisis, está intentando desmontar".

Es más, ha subrayado que las protestas ciudadanas de estos días intentan precisamente evitar eso, "que el PP desmonte" lo que hicieron los socialistas y, aludiendo especialmente a la sanidad pública, ha asegurado que su partido defenderá esos logros "con la misma firmeza" que pusieron para construirlos. "Si están desmontando lo que hicimos los socialistas, ¿cómo pueden decir que somos lo mismo?", se ha preguntado.

Y para seguir rebatiendo esa tesis, ha recalcado que el Gobierno 'popular' ha tomado medidas como el copago sanitario en vez de pedir esfuerzos a las farmacéuticas, ha subido el IVA en lugar de aplicar impuestos a las agrandes fortunas y ahora se ha "inventado una triquiñuela intolerable en términos constitucionales" para evitar el impuesto a la banca que pusieron tres gobiernos socialistas en Extremadura, Andalucía y Canarias -donde el PSOE apoya a CC--.

A preguntas de los periodistas, Rubalcaba ha negado de plano haber sido "sectario" contra el PP cuando estaba en el Gobierno o haber negado a los 'populares' legitimidad democrática. Es más, ha dicho que le habría gustado que el PP hubiese ejercido una oposición como la que él hace ahora y que le está costando "palos" en su propio partido. Rubalcaba ha dicho que no se arrepiente de "haber acabado con la violencia de ETA" y de haber bajado las tasas de criminalidad o de víctimas de tráfico y ha añadido que lo pasó "muy mal" porque el PP no le "daba tregua". "Yo no he pagado con la misma moneda", ha añadido.

En todo caso, aunque sigue convencido de que la situación de España requiere grandes acuerdos, ha reconocido que cada vez es más difícil, y ha puesto como ejemplo la reforma de la ley educativa. Una ley que, según ha dicho, el PSOE no podrá aceptar porque está "en las antípodas" de los países europeos y supone retroceder 25 años.