Rosberg sigue a lo suyo y vence en Baréin

El alemán reinó de nuevo mientras que el español Carlos Sainz tuvo que abandonar por una avería en su monoplaza.

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) se ha llevado la victoria este domingo en el Gran Premio de Baréin, segunda cita del Mundial de Fórmula 1, por delante del finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) y del británico Lewis Hamilton (Mercedes), mientras que Carlos Sainz (Toro Rosso), único español en competición por la ausencia de Fernando Alonso (McLaren) tras su accidente en Australia, se ha visto obligado a abandonar en la vuelta 32 tras una avería en su monoplaza.

  

De esta manera, Rosberg hace pleno de victorias esta temporada, después de ganar también el Melbourne, y de nuevo superando a su compañero, el británico Lewis Hamilton, que se presentó a las dos citas habiendo conseguido antes la pole. Mientras, el alemán Sebastian Vettel no pudo ni empezar la carrera tras la rotura de su motor.

  

Las sorpresas saltaron ya durante la vuelta de reconocimiento al circuito de Sakhir. En ella, Vettel rompió el motor de su Ferrari y se vio obligado a abandonar, haciendo ondear la primera bandera amarilla en pista. El británico Jolyon Palmer (Renault) repetía la fortuna del tetracampeón en la primera vuelta.

  

Mientras, los monoplazas se disponían a tomar la salida, en la que el 'poleman' del sábado, Lewis Hamilton, se quedaba rezagado tras ser adelantado por su compañero de equipo antes de la primera curva y sufrir un choque con el finlandés Valtteri Bottas (Williams) -que luego tuvo que cumplir un 'drive-through'-, que hizo que se rompiera su alerón delantero.

  

La suerte tampoco sonreía a Carlos Sainz. Durante la segunda vuelta, después de adelantar a Verstappen -que finalizó sexto-, el madrileño pinchaba uno de sus neumáticos y se veía condenado a pasar por boxes; allí cambió sus blandos iniciales -del décimo para arriba habían montado superblandos- por los medios. Todo ello, unido a una mala parada de su equipo alrededor de la vuelta 20, le lastró a los últimos puestos de la carrera e imposibilitó cualquier opción de entrar en los puntos.

  

Sin la participación de Alonso, fuera por culpa de un pequeño neumotórax en el pulmón izquierdo y una fractura de costilla producidos por el accidente sufrido en el Gran Premio de Australia, McLaren unió un nuevo desastre a su situación cuando el británico Jenson Button se retiraba por un problema mecánico en su monoplaza.

 

RETIRADA DE SAINZ

  

Los problemas eran ajenos a Rosberg, que comandaba la carrera sin oposición. Por detrás, el finlandés Kimi Raikkonen (Ferrari) y el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) se mantenían en zona de podio, pero Hamilton remontaba desde atrás para amenazar sus posiciones. Con el adelantamiento al ruso Daniil Kvyat (Red Bull) ya era cuarto.

  

Mientras, el belga Stoffel Vandoorne, sustituto de Alonso en McLaren, sorprendía a todos asentándose en la octava posición, después de salir desde la duodécima plaza junto a Sainz, que abandonó la prueba definitivamente en la vuelta 32 por problemas de comportamiento en su monoplaza.

  

Por delante, Rosberg se encaminaba hacia la victoria en el trazado bareiní. Pasada la vuelta 40, el germano marcaba la vuelta rápida, y Hamilton perdía sus opciones para luchar por el triunfo después de que el equipo Mercedes decidiese ponerle los neumáticos blandos muy tarde. Raikkonen se quedaba como el único participante capaz de discutirle la gloria.

  

Pero el escandinavo se quedó sin tiempo. Finalmente, fue segundo por detrás del alemán, mientras que Hamilton se subió al tercer cajón del podio. Por su parte, Ricciardo y el francés Romain Grosjean (Haas) completaron el 'Top 5'.