Rosberg reina entre la lluvia, mientras Sainz y Alonso saldrán sexto y séptimo

El agua constante provocó hasta cuatro banderas rojas.

El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes) ha logrado la pole tras marcar el mejor crono en una accidentada sesión de calificación del Gran Premio de Hungría, undécima prueba del calendario del Mundial de Fórmula 1 y que se disputa en el Circuito de Hungaroring, mientras que los españoles Carlos Sainz (Toro Rosso) y Fernando Alonso (McLaren) saldrán sexto y séptimo respectivamente tras una tanda en la que se dieron cuatro banderas rojas.

 

El líder del Mundial partirá en primera línea de parrilla junto a su compañero de equipo, británico Lewis Hamilton -a un sólo punto en el campeonato-, precediendo una segunda fila con los Red Bull del australiano Daniel Ricciardo y el holandés Max Verstappen, mientras que el alemán Sebastian Vettel (Ferrari) saldrá quinto.

 

La sesión estuvo marcada por los constantes parones que impidieron rodar con regularidad sobre el trazado de Mogyoród. La intensa lluvia obligó a retrasar veinte minutos el inicio una vez evaluado el peligro en el trazado, inundado por la lluvia que estaba cayendo en grandes cantidades y que dificultaba la circulación incluso con neumáticos de lluvia extrema.

 

A las 14.20 horas los pilotos comenzaron a rodar, aunque por poco tiempo. A falta de 13 minutos para finalizar la Q1, un terrible aguacero mandó a los coches a garajes, un parón al que el Fernando Alonso llegaba tercero y Carlos Sainz decimosexto, con los Mercedes en los 20º y 21º puestos.

 

Quince minutos después, se reanudó la sesión pero sólo por cuatro minutos; el coche del sueco Marcus Ericsson (Sauber) se iba a la hierba y se estrellaba contra las protecciones, sin consecuencias. Tuvieron que pasar otros diez minutos para que los participantes volviesen a salir a pista.

 

La sesión, sin embargo, estaba condenada a no tener continuidad. El brasileño Felipe Massa (Williams) acababa en el muro sólo tres minutos más tarde, llevando neumáticos intermedios, y la bandera roja volvía a ondear en el trazado húngaro.

 

Un nuevo accidente del indonesio Rio Haryanto (Manor) propició la enésima bandera roja a falta de poco más de un minuto para el final; sin tiempo para concluir, el británico Jolyon Palmer (Renault), Massa, el danés Kevin Magnussen (Renault), Ericsson, el alemán Pascal Wehrlein (Manor) y Haryanto resultaban eliminados. En total, más de una hora y cuarto de retraso, con Alonso tercero.

 

TREGUA EN LA Q2

 

El tiempo comenzó entonces a dar una tregua. Mientras el sol salía en Hungaroring, el australiano Daniel Ricciardo (Red Bull) firmaba el primer tiempo de referencia, con los Mercedes al acecho. Contra todo pronóstico, el asturiano comenzó a marcar grandes cronos, concluyendo con el cuarto mejor tiempo y evidenciando las buenas prestaciones de su McLaren en condiciones cambiantes.

 

También pasaba a la Q3 Sainz, noveno, mientras que el vigente campeón del mundo, Hamilton, fue décimo y se salvaba por milésimas de resultar eliminado. Fuera se quedaba el Ferrari del finlandés Kimi Raikkonen, decimocuarto.

 

El tricampeón mundial no falló en la definitiva tanda, en la que puso un 1:20.108 que resultó inalcanzable hasta la llegada de su compañero, que con un tiempo de 1:19.965 consiguió la pole. Junto a él saldrá en primera fila su compañero de equipo.

 

Un trompo de Alonso en la última vuelta le impidió mejorar posiciones, y finalmente partirá séptimo encabezando la cuarta línea. Por su parte, el madrileño Sainz iniciará la carrera desde la sexta posición.