Rosa Díez no pide el escaño a sus diputados críticos y asegura contar con respaldo mayoritario

La diputada de UPyD Rosa Díez

La portavoz nacional de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, ha rechazado este martes pedir que abandonen el escaño los tres diputados que le han exigido responsabilidades por el mal resultado electoral obtenido en Andalucía y se ha mantenido firme en su decisión de no dimitir porque asegura que cuenta con el respaldo de la mayoría del partido.

Así ha reaccionado Rosa Díez en declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso a la decisión de los diputados Álvaro Anchuelo e Irene Lozano de dejar su puesto en el Consejo de Dirección y las críticas vertidas por el también parlamentario y candidato a la Generalitat valenciana, Toni Cantó.

"Lamento mucho que hayan dimitido del Consejo de Dirección mis dos compañeros parlamentarios, son dos compañeros queridos con los que he trabajado bien y espero seguir trabajando bien en el grupo parlamentario", ha respondido Rosa Díez.

De esta forma, ha insistido en que no cree que deban abandonar su escaño el Congreso porque "son buenos diputados" que "hacen un buen trabajo" y confía en que puedan seguir colaborando durante los próximos meses. "Son dos personas extremadamente responsables, dos buenos compañeros", ha zanjado.

En este escenario, Rosa Díez ha insistido en que no tiene previsto abandonar el liderazgo de UPyD después de obtener el respaldo de la mayoría del Consejo de Dirección. "Respeto muchísimo la posición de las minorías, pero de la misma manera respeto la decisión de la mayoría", ha enfatizado.

RECHAZADO DE NUEVO PACTAR CON CIUDADANOS

Según ha ensalzado, UPyD merece "todo el orgullo y reconocimiento" por su trabajo y ha defendido que es "único" en los asuntos que defiende, como su "infatigable lucha contra la corrupción" de la que ninguna otra formación "ha tomado la bandera".

También ha revelado que se sometió a votación la posibilidad de volver a abrir negociaciones con Ciudadanos, una opción que también fue rechazada. Según ha señalado, la mayoría del Consejo de Dirección votó a favor de "seguir siendo un partido autónomo" y presentarse a las elecciones por su cuenta.