Ribera del Duero inicia la vendimia

Si las lluvias censan como indican las predicciones, todo parece indicar que la vendimia se generalizará a finales del mes de septiembre o en la primera semana de octubre.

Arranca una nueva campaña de vendimia en la Ribera del Duero. Y, como cada año, el Consejo Regulador ha puesto a punto un exhaustivo sistema de control de la cosecha de uva para garantizar el cumplimiento de la normativa en la Denominación de Origen, en la que se asienta la calidad que distingue a los vinos de la Ribera del Duero.

 

Aunque la vendimia se inició el día 10 de septiembre, a fecha de 23 de septiembre tan sólo veinticinco bodegas de la Ribera del Duero han emprendido la recogida de uva, principalmente de variedades blancas. A las doce horas del día de ayer en las bodegas de la Denominación de Origen apenas había entrado un millón de kilos de uva.

 

Se espera que la vendimia se generalice en la última semana del presente mes, aunque la climatología que acontezca en los próximos días será fundamental para determinar el arranque generalizado.

 

Las precipitaciones que han acaecido en las últimas horas han ralentizado ligeramente la maduración de la uva, lo cual ha retrasado el inicio de la vendimia que hace tan sólo un par de semanas ir parecía iba a comenzar de manera generalizada en la Denominación de Origen. Pero por la magnífica sanidad que presentaba el cultivo estas lluvias no han puesto en riesgo la calidad de la uva. En espera de que la climatología en los próximos días sea la tradicional en estas fechas en la Ribera del Duero, con buena iluminación y temperaturas altas en las horas diurnas y valores térmicos más frescos por la noche, todo apunta a que la vendimia se generalizará a lo largo de la próxima semana.

 

Ocho mil trescientos setenta y dos viticultores y doscientas noventa y cinco bodegas participan en esta campaña de vendimia en Ribera del Duero. La recolección se llevará a cabo en las veintiún mil ochocientas hectáreas inscritas en la Denominación de Origen; un noventa por ciento de las cuales son de Tempranillo, la variedad principal, denominada en la Ribera Tinta del País o Tinto Fino, la que dota a los vinos de su tipicidad.

 

La mayor parte de la superficie de viñedo de la Ribera del Duero se vendimiará manualmente, al modo tradicional, suponiendo esta práctica en torno al ochenta y cinco por ciento.

 

EXHAUSTIVO SISTEMA DE CONTROL

El Consejo Regulador efectúa cada pocos días tomas de muestras en diferentes viñedos repartidos por todo el territorio de la Denominación de Origen, que permiten conocer en todo momento el estado de maduración y la sanidad de la uva, y que se pueden consultar en la página web www.riberadelduero.es.

 

La buena preparación y el correcto mantenimiento del viñedo por parte de los viticultores de la Ribera ha sido fundamental para prevenir posibles enfermedades y garantizar la evolución del ciclo de maduración de la uva. El viñedo presenta un excelente estado sanitario y la uva tiene unos valores analíticos que apuntan a una altísima calidad.

 

El Consejo Reguladora ha incorporado alrededor de 225 auxiliares de veedor que van a realizar el control de la uva en campo y bodega durante esta campaña de vendimia. Todos ellos han sido formados por el Departamento Técnico para el desarrollo de las tareas que se les ha encomendado.

 

Entre los auxiliares contratados, unos ejercen de peritos aforadores y se encargan de controlar el rendimiento en parcela y cuantificar la cantidad de uva por hectárea, para asegurar que no se exceden los límites reglamentarios permitidos. El resto de los auxiliares desempaña la función de controlar la cantidad y la calidad de la uva que entra en bodega.

 

Todo el proceso está completamente informatizado, de manera que los datos se actualizan continuamente y es posible saber en qué momento exacto se encuentra la vendimia, cuántos kilos se han recogido y cuántas bodegas permanecen abiertas.