Retiradas 30 toneladas de escombros y chatarra tecnológica en la Bola del Mundo, en la sierra de Guadarrama

Operarios regionales y bomberos del Grupo Especial de Rescate en Altura (GERA) de la Comunidad han retirado un total de 29.600 kilogramos de escombros y chatarra tecnológica en la Bola del Mundo, en el corazón del Parque Nacional del Guadarrama, ha informado a Europa Press la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)



La operación se ha desarrollado en La Bola del Mundo, el conocido como Alto de las Guarramillas, a 2.265 metros de altitud.

Ha supuesto organizar un dispositivo de limpieza que ha incluido la intervención de un helicóptero del Grupo Especial de Rescate en Altura del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid (GERA), todo el personal de las cuadrillas de mantenimiento y limpieza del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (PRCAM) y una cuadrilla de personal con maquinaria por parte del grupo Abertis. En total, 18 personas, 8 máquinas o camiones y hasta 80 horas de trabajo.

Entre los desechos, han encontrado instalaciones antiguas como antenas o planchas metálicas y de fibra de vidrio que cubren las instalaciones tecnológicas, así como restos procedentes de antiguas obras realizadas en las construcciones allí existentes.

En total se retiraron un total de 29.610 kilogramos de residuos en los parajes del Ventisquero de la Condesa, de la Bola del Mundo o Alto de las Guarramillas, en una zona que afecta a tres términos municipales: Manzanares el Real, Navacerrada y Real Sitio de San Ildefonso (Segovia).

El dispositivo se organizó en dos partes. Por un lado el personal de limpieza y mantenimiento adscrito al Servicio de Gestión de Espacios Protegidos, que a lo largo de cinco días retiró, con la colaboración del Grupo Especial de Rescate en Altura del Cuerpo de Bomberos de la Comunidad de Madrid, más de 1.800 kilogramos de residuos que se encontraban en el paraje del Ventisquero de la Condesa y en las inmediaciones de la Bola del Mundo. Ambos entornos forman parte del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama o de la Zona Periférica de Protección del mismo.

Por su parte, el personal de la empresa Abertis invirtió otros cinco días en la recogida y retirada de vertidos de gran volumen presentes en la Bola del Mundo, extrayendo un total de 27.740 kilogramos de escombros.

Las instalaciones de telecomunicación y antenas de la Bola del Mundo, situadas en el Alto de las Guarramillas, constituyen uno de los elementos característicos del paisaje de la Sierra. Su especial ubicación, en la cresta del sistema montañoso, hace que dichas instalaciones estén sometidas a fuertes vientos que levantan y esparcen las planchas metálicas y de fibra de vidrio que conforman las cubiertas por todo el entorno, llegando a alcanzar el cercano paraje del Ventisquero de la Condesa, lugar de nacimiento del emblemático río Manzanares.

Dadas las especiales características topográficas del territorio y a la inexistencia de pistas y caminos que acceden a dicho paraje, el tránsito por este espacio se reduce prácticamente a los trabajadores del centro de telecomunicaciones, a excursionistas y a los pastores que tienen allí el ganado.

Junto a los restos de las cubiertas de las instalaciones de telecomunicación, también se han encontrado otro tipo de restos como latas, botellas y restos de antiguos chamizos que se ha aprovechado para retirar.

En el caso del Alto de las Guarramillas, en las inmediaciones de las instalaciones de la Bola del Mundo, los restos retirados son básicamente de escombros procedentes de antiguas obras de mejora y mantenimiento realizadas en las construcciones existentes como alicatados, ladrillos, tuberías, restos de hormigón o antiguos anclajes de vientos que, por la dificultad que suponía eliminar, fueron quedando allí.

Tras dos jornadas completas de trabajo por parte del personal de limpieza de la Comunidad de Madrid, los residuos recogidos en el Ventisquero de la Condesa fueron amontonados y acopiados en sacas que fueron trasladas por un helicóptero del GERA hasta un punto en el que la disponibilidad de red de pistas forestales hacía posible el transporte con medios terrestres hasta el lugar de tratamiento.

En el caso de los escombros de pequeño tamaño, la extracción se ejecutó con dos vehículos tipo pick-up a través de la única pista forestal que accede al Alto de las Guarramillas. Dicha pista comunica con la carretera que accede al Puerto de Navacerrada, y desde allí los residuos fueron transportados fácilmente hasta vertedero autorizado después de ser traspasados a un camión basculante.

Los escombros retirados por parte de la empresa Abertis (vigas, alicatados, tuberías, etc.) hubo que acopiarlos en contenedores para extraerlos después en un camión portacontenedores, dado su enorme volumen, a través de la pista forestal hasta planta especializada. En total invirtieron cinco días de trabajo para la recogida de un total de 27.740 kilos de escombros.