Repsol no prevé más recortes de personal pese a la caída del precio del petróleo

Recursos de Repsol

La compañía contempla un ahorro de costes de 800 millones al año y toma decisiones con una previsión de 40 dólares por barril.

Repsol descarta recortes adicionales de plantilla como parte de las diferentes medidas que la compañía está poniendo en práctica para hacer frente al derrumbe del precio del petróleo.


La compañía transmitió ayer este mensaje a los representantes sindicales, con los que prevé celebrar nuevos encuentros esta semana para abordar los detalles del plan de recorte de un 6% de su plantilla global, o de unos 1.500 trabajadores, anunciado a finales del año pasado.

Las fuentes aseguran que las medidas adoptadas por Repsol para hacer frente al escenario actual han sido examinadas, junto a las ya anunciadas la semana pasada, por el consejo de administración y suponen unos ahorros por valor de unos 800 millones de euros al año.

Las desinversiones se mantendrán conforme a lo previsto, al tiempo que la compañía conservará su participación ligeramente superior al 30% en Gas Natural Fenosa, si bien no descarta realizar algún tiempo de cobertura financiera con las acciones, indican las fuentes.

Al adoptar sus últimas decisiones, Repsol ha decidido, en línea con lo adelantado este miércoles por 'El Confidencial', fijar como referencia un precio medio del barril de petróleo de 40 dólares para el presente ejercicio.

Esta referencia, que se sitúa por debajo de los 50 dólares por barril contemplado en el "escenario ácido" del plan estratégico de la propia petrolera, es incluso inferior a las previsiones que ofrecen la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y otros organismo similares.

La compañía traslada esta información a los sindicatos una semana después de anunciar unas provisiones contables extraordinarias por unos 2.900 millones de euros en sus resultados del ejercicio 2015 para responder al actual escenario de derrumbe de los precios del crudo.

Esta provisión provocará que las cuentas del pasado ejercicio arrojen unas pérdidas por valor de 1.200 millones de euros. El saneamiento permitirá que en los próximos años, cuando se vayan recuperando los precios, se puedan lograr resultados más positivos.

La compañía también ha anunciado un recorte del 20% en las inversiones previstas para los ejercicios 2016 y 2017, de modo que esta partida pasará de 5.000 millones de euros a 4.000 millones de euros.

PREJUBILACIONES.

Conforme a la información que ha ido ofreciendo a los sindicatos, Repsol sólo incluirá en su expediente de regulación de empleo (ERE) a trabajadores que cumplan o hayan cumplido entre 57 ó 58 años en el periodo comprendido entre 2016 y 2018.

Las condiciones económicas, pendientes de negociación, garantizan un 82% del salario neto del trabajador hasta su edad de jubilación. El ERE afectará especialmente a oficinas centrales y a Repsol Butano, donde el recorte será de entre 158 y 190 trabajadores.