Renfe garantiza que el 77% de los trenes circulará pese a la huelga

Estación de trenes.

El Ministerio de Fomento garantiza el 77% de los trenes AVE para la huelga del 31 de julio y el 1 de agosto.

El Ministerio de Fomento garantiza la circulación de hasta el 77% de los trenes AVE y Larga Distancia y de hasta el 75% de los de Cercanías para las jornadas de huelga convocadas por varios sindicatos en Renfe y Adif para este jueves, 31 de julio, y el viernes 1 de agosto, coincidiendo con una de las principales operaciones de vacaciones de verano. Así se establece en los servicios mínimos que el Departamento que dirige Ana Pastor ha establecido con el fin de "compatibilizar el interés general de los ciudadanos y sus necesidades de movilidad con el derecho a la huelga de los trabajadores".

 

En concreto, los servicios mínimos establecen la circulación de tres de cada cuatro (el 77%) trenes AVE y Larga Distancia respecto a los inicialmente programados por Renfe para los días de paro. En el caso de los trenes de Media Distancia (regionales) está garantizada la circulación de entre el 63% y el 65% de los previstos, mientras que para los servicios de Cercanías que Renfe presta en varias ciudades funcionarán la mitad (el 50%) de los trenes, porcentaje que se eleva hasta el 70% en el caso de la hora punta. En el caso de Adif, sociedad pública titular y gestora de la red ferroviaria, están incluidos en servicios mínimos el 20,68% del total de trabajadores de la compañía.

 

Los trabajadores de Renfe y Adif están llamados a secundar dos jornadas de huelga los días 31 de julio y 1 de agosto. En el caso de Renfe la convocatoria es de CCOO, Sindicato Ferroviario y CGT, mientras que en Adif convoca todo el comité de empresa salvo UGT. Con estos paros, los sindicatos pretenden protestar por los déficits de personal que a su juicio presentan las dos compañías ferroviarias.

 

En el caso de Adif también manifiestan su rechazo a la decisión "unilateral" del ente de realizar convocatorias de movilidad de los empleados que, según sus datos, "podría suponer el desarraigo de 400 trabajadores" y denuncian que la compañía "no da solución" al millar de trabajadores que actualmente se ocupan de vender billetes de Renfe en las estaciones.