Renfe debe abonar 25.000 euros en quince días como anticipo de compensaciones a las víctimas, según Facua

Renfe dispone de un plazo de quince días tras la identificación de las víctimas del accidente de tren de Santiago de Compostela para pagar hasta 21.000 euros como anticipo de las compensaciones que se determinen para los afectados por el siniestro, según Facua.

La asociación de defensa de los consumidores manifestó su confianza en que la operadora "muestre la sensibilidad suficiente hacia las familias en estos duros momentos y no agote ese plazo para que puedan afrontar las necesidades económicas que les puedan surgir".

 

Por ello, Facua "insta" a Renfe a que abone "cuanto antes" estos anticipos de las indemnizaciones a las que tienen derecho los familiares y las víctimas del descarrilamiento.

 

La asociación recuerda que este anticipo no constituye reconocimiento de responsabilidad y podrá deducirse de cualquier suma que se abone posteriormente.

 

Facua explica que la normativa europea prevé actualmente hasta 74.000 euros de importe máximo para las indemnizaciones correspondientes al seguro obligatorio de viajeros cuando, como en el caso de España, la legislación nacional establezca cuantías inferiores.


El precio del billete de tren incluye un seguro obligatorio de accidentes, según detalla la asociación. En el caso de Renfe, la empresa lo tiene contratado con la aseguradora Allianz, firma encargada de indemnizar a los viajeros que sufran daños corporales en un accidente ocurrido con ocasión de desplazamientos del transporte ferroviario.
 

No obstante, en un comunicado, recuerda que las indemnizaciones podrán verse ampliadas a través del seguro de responsabilidad civil suscrito por Renfe con QBE Insurance Europe Limited. Para ello, primero habrán de dilucidarse las responsabilidades.
 

En este sentido, Facua manifestó su confianza en que los hechos sean "debidamente investigados y que el Gobierno y Renfe aclaren con el máximo rigor y detalle las causas del accidente".
 

Respecto a las indemnizaciones, la asociación indica que, según la normativa europea, Renfe debe establecer un sistema de tramitación de reclamaciones e informar sobre la forma de contactar con la empresa.