Remontada, susto y victoria en Kaunas

Sergio Rodríguez en el partido ante el Zalguiris Kaunas

El Real Madrid supera el mal trago de Kaunas.

 

FICHA TÉCNICA


ZALGIRIS KAUNAS: Lekavicius (2), Lipkevicius (4), Anderson (21), Jankunas (17) y Javtokas (4) --cinco inicial--; Gudaitis (-), Kariniauskas (2), Songaila (4), Milaknis (6) y Ulanovas (6).

REAL MADRID: S. Rodríguez (14), Llull (11), Maciulis (9), Ayón (7) y Bourousis (4) --cinco inicial--; Carroll (4), Nocioni (11), Rivers (-), Campazzo (-), Reyes (4) y Mejri (4).

PARCIALES: 14-24, 24-14, 19-15 y 9-15.

ÁRBITROS: Boltauzer (SLO), Maestre (ITA) y Anastopoulos (GRE). Sin eliminados.

PABELLÓN: Zalgirio Arena, 14.456 espectadores.

El Real Madrid venció este viernes al Zalgiris lituano (66-68) en la sexta jornada de la fase regular de la Euroliga, en un partido muy igualado donde Sergio Rodríguez fue el jugador más destacado del conjunto madrileño con 14 puntos y 7 asistencias finales.


Tras esta ajustadísima victoria, el club madrileño se coloca como líder en solitario en el grupo A de la máxima competición europea, con un balance de cinco triunfos y una derrota, y se recupera así de su primera derrota encajada en el torneo la semana pasada ante el Anadolu Efes turco.

El entrenador madridista Pablo Laso tuvo que lidiar de nuevo con la baja de un hombre importante como Rudy Fernández, un jugador que suma en muchas facetas y cuyos arrebatos desde el tiro exterior son difíciles de sustituir en los momentos clave. Precisamente el lanzamiento de tres del conjunto de Kaunas era el mejor de la Euroliga hasta este encuentro, y esa fue la primera arma que utilizó el club de Kaunas en el primer cuarto.

Pero a esa escopeta lituana le faltaba bastante pólvora colectiva al inicio de partido, lo que aprovechó el Real Madrid para cimentar en los primeros diez minutos de juego lo que, a la postre, sería su máxima ventaja en todo el partido (14-24).

El Zalgiris se puso las pilas desde la larga distancia en el segundo cuarto, con un James Anderson en plan estelar que por momentos se erigía en el jugador franquicia de su equipo. El Real Madrid se perdía cuando intentaba atacar y defender con igual intensidad; o aplicaba estrategias en ataque o frenaba a Anderson y a su socio Jankunas, pero desde luego no daban a basto con ambas cosas a la vez. No en vano, los de Kaunas sellaron un 24-14 en el segundo periodo para empatar el envite al descanso.

Tras el protocolario intermedio, la igualdad se hizo patente sobre el parqué del concurrido Zalgirio Arena. La pólvora particular de Anderson se secó por parte de los locales, y fue entonces cuando el protagonismo recayó en la pareja de 'Sergios' de los visitantes. Llull y 'el Chacho' Rodríguez aparecieron en escena para tirar del dubitativo carro madridista durante el tercer cuarto.

Ya metidos de lleno en el cuarto periodo, el Zalgiris piso el acelerador para situar el marcador en un 65-56. Parecía definitivo, pero Sergio Rodríguez seguía en cancha, a veces entre penumbra y a veces resplandeciendo, y no permitía que la prueba del conjunto madrileño tornase en examen suspenso.

Su despliegue en la dirección de juego estuvo secundada por la inquisitiva labor de Llull, que encadenó un triple junto a otro de Nocioni para enganchar al Real Madrid a la disputa de los instantes finales, cuando menos lo esperaba Pablo Laso. Una 'bombita' del propio Llull y un gancho de Nocioni culminaron un parcial merengue de 0-10 en el último minuto de partido.

El habitual baile final de tiempos muertos, infracciones tácticas y tiros libres favoreció al club español. Eso sí, la última posesión corrió a cargo de los lituanos por aquello de las, a veces, incontrolables alternancias de faltas y lanzamientos de 1 punto. La pelota decisiva llegó hasta las manos de Anderson, que sin embargo erró el forzado tiro en suspensión que bien pudo forzar la prórroga.