Rehn insiste en que el estímulo fiscal "no es la respuesta" para países como España

El vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn, ha vuelto a insistir este viernes en que el estímulo fiscal "no es la respuesta" para países con altos niveles de déficit y deuda, que a su juicio deben proseguir con la consolidación presupuestaria.



BRUSELAS, 8 (EUROPA PRESS)



Los países europeos con altos niveles de deuda, ha avisado Rehn "no tienen el lujo" de poder recurrir a políticas contracíclicas. "En muchos casos, sus opciones se ven incluso más limitadas por sectores financieros todavía frágiles y una intensa presión de los mercados", ha señalado.

"Es por esto que un estímulo fiscal no puede ser la respuesta para estos países", ha resaltado el vicepresidente económico en un discurso pronunciado en Varsovia y cuyo contenido se ha difundido en Bruselas. El único Estado miembro que en su opinión puede permitírselo en estos momentos es Suecia.

A su juicio, las políticas de estímulo "fueron la opción correcta" en 2009 por la gravedad de la crisis financiera, pero ya desde 2010 los inversores empezaron a preocuparse por la sostenibilidad de las finanzas públicas, especialmente en los países con mucho endeudamiento privado.

"El reequilibrio que está en marcha en la actualidad es ante todo el reflejo de los desequilibrios acumulados en la década anterior a la crisis, alimentados por burbujas de crédito en países como Irlanda, España y Reino Unido o por una acumulación de niveles insostenibles de deuda en el sector público en Grecia o Italia", ha subrayado Rehn.

"Sean cuales sean los motivos iniciales de la acumulación de deuda, hoy es esencial que los Gobiernos afronten el problema a través de la consolidación fiscal coherente", ha reclamado el vicepresidente Económico, que ha matizado que los ajustes deben adaptarse a la situación de cada país aunque tienen que proseguir "a un ritmo estable".

Rehn ha reclamado además "mantener el impulso de las reformas estructurales", en particular en el mercado laboral y de productos, la administración pública, el sistema educativo y la innovación, así como restaurar el flujo del crédito a la economía.

"Las condiciones de financiación excesivamente restrictivas, en particular en países del sur de Europa como España, Portugal e Italia, están obstaculizando el flujo del crédito a hogares y empresas y sofocando la actividad económica", ha señalado el vicepresidente económico.