"Reducción de costes y aumento de la flexibilidad", imprescindibles para Nissan a la hora de continuar las negociaciones

Planta de Nissan en Ávila

Nissan espera que después de la huelga de mañana los sindicatos entiendan que para volver a sentarse para negociar el futuro de la planta, este pasa por aceptar dialogar sobre el Plan Industrial 2014-16 presentado por la marca el pasado 18 de diciembre.

"La paralización de la actividad de la planta de Ávila durante un día no es lo que necesita esta fábrica para poder afrontar su futuro con garantías", asegura el Consejero Director General y Vicepresidente de las Operaciones Industriales de Nissan en España, Frank Torres, quien ha   dejado claro que “el futuro de la factoría abulense pasa por el diálogo del Plan Industrial 2014-2016”.


Según Nissan, para asegurar que esta planta tiene futuro se tiene que ser realista y, por ello, es indispensable que los trabajadores y la dirección acuerden una solución a los problemas de costes y de flexibilidad que plantea la factoría.


Nissan espera que después de la huelga de mañana los sindicatos entiendan que para volver a sentarse para negociar el futuro de la planta, este pasa por aceptar dialogar sobre el Plan Industrial 2014-16 presentado por la marca el pasado 18 de diciembre. La compañía considera que esta será la única forma de hacer que la planta abulense vuelva a ser atractiva para atraer nueva carga de trabajo.


La alta calidad de los vehículos fabricados en la planta abulense es muy apreciada tanto en el mercado español como en el conjunto de Europa y es fruto del trabajo diario de sus trabajadores y directivos. “Es por este motivo que en momentos así no debemos bajar la guardia, porqué este punto ya lo tenemos ganado y juega a nuestro favor”, ha concluido Frank Torres.


El pasado 18 de diciembre Nissan presentó a los trabajadores de la fábrica de Ávila el Plan Industrial 2014-2016. Una de las primeras oportunidades que surgen de este plan es poder optar a la fabricación de la versión Euro6 del Nissan NT400/Cabstar. Para ello, según el plan, es preciso incrementar la competitividad de la planta, reduciendo los costes un 25% e incrementando la flexibilidad un 20%.