Recomendaciones para evitar que el viento produzca nubes de polvo

Dirigidas a los agricultores con parcelas aledañas a la A-6

El Instituto Tecnológico Agrario dependiente de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León (ITACYL) recomienda la puesta en práctica de una serie de medidas para evitar la formación de nubes de polvo debidas a la erosión eólica, en las parcelas aledañas a la A-6.

 

Estas recomendaciones son fruto de los estudios llevados a cabo para prevenir la formación de otra nube de polvo como la que dejó sin visibilidad de manera intermitente la A-6, a su paso por la provincia de Ávila, causando varios accidentes.     

 

Se recomienda al agricultor que evite que el suelo esté desnudo y desprotegido en los siguientes casos: si siembra o planta cultivos manuales, debe dejar que los restos de cosecha cubran el suelo para protegerlo. Si es posible, mejor que implante cultivos permanentes. Se recuerda que los árboles y arbustos en los linderos son barreras naturales, que reducen la velocidad del viento en superficie, por lo que se aconseja conservarlos y ayudarlos a que se implanten.

 

Por otro lado, es deseable que el agricultor use técnicas de laboreo de conservación (mínimo laboreo o laboreo en bandas) que eviten la disgregación del suelo. Si considera necesario labrar, que sea en sentido paralelo a la autovía. De esta forma los surcos se oponen al avance del viento dominante que arrastra el polvo a la vía.

 

En lo relativo a la mejora de la cohesión del suelo, se pide que se incremente el contenido de materia orgánica mediante la aportación de enmiendas orgánicas y restos de cosecha. Por último, se recomienda que si tiene la posibilidad, utilice el riego para cohesionar el suelo si se prevén vientos fuertes y el terreno está algo disperso.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: