Rebajas: los productos deberán estar en la oferta de ventas al menos un mes antes

Además no podrán haber sido objeto de promoción alguna con anterioridad. La Confederación Abulense de Empresarios avisa de que el Tribunal Constitucional ha declarado nulos dos artículos del Real Decreto Ley 20/2012.

La Federación de Comercio de CONFAE ha informado de que el Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucionales y nulos, tras ser recurridos por la Generalitat de Cataluña, dos artículos sobre las rebajas que se centraban en medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad, con lo que recupera el contenido de la Ley de Ordenación del Comercio Minorista de 1996.

 

Desde la organización empresarial abulense se cree que esto dota de más naturalidad y seguridad al recurso de promoción comercial por excelencia como es el caso de las rebajas.

 

En julio de 2012 entraba en vigor el Real Decreto Ley 20/2012, en cuyo Título V se recoge las medidas de liberalización comercial y rebajas que suprimían en ese momento el requisito de que los productos ofertados hubiesen estado a la venta en el comercio durante un mes antes a la entrada de las rebajas, estableciendo simplemente que los productos debían “haber estado incluidos con anterioridad en la oferta habitual de ventas”.


Ahora, el Tribunal Constitucional anula los artículos 28.4 y 28.5 del Real Decreto ley 20/2012 con lo que los productos de la venta en rebajas deberán haber estado incluidos con anterioridad, y durante el plazo mínimo de un mes, en la oferta habitual de ventas y no podrán haber sido objeto de práctica de promoción alguna en el curso del mes que preceda a la fecha de inicio de la venta en rebajas.

 

Según la sentencia del Constitucional, ambos artículos contienen disposiciones relativas a los artículos objeto de las ventas en rebajas o de las ventas en promoción o en oferta cuya finalidad principal es la protección de los consumidores que utilicen estas modalidades de venta, haciendo referencia a garantías de autenticidad de los productos objeto de la venta en rebajas para salvaguarda de aquellos, así como estableciendo criterios respecto a los artículos en promoción a fin de evitar engaños o confusiones.

 

Se trata, según el Constitucional, de previsiones jurídico-públicas que atienden fundamentalmente a la situación del consumidor como destinatario de los productos.

 

En su opinión, no forman parte del núcleo normativo que es propio de la figura contractual de la venta en rebajas o de las ventas en promoción o en oferta, ni se sitúan en la defensa de la competencia en el mercado, ni tienen una incidencia significativa en la actividad económica que justifique la invocación del artículo de la normativa comunitaria 149.1.13.

 

Por el contrario, según el alto tribunal, se inscriben en las competencias autonómicas en materia de comercio interior y protección del consumidor y el usuario.