Raúl Berzosa: "Estamos en el siglo de la mujer y de lo femenino"

Raúl Berzosa.

Raúl Berzosa es Obispo de Ciudad Rodrigo y miembro del Pontificio Consejo para la Cultura. Inaugurará la próxima Jornada “Mujer y familia” este sábado 14 de noviembre en Ávila, organizada por la Cátedra “Santa Teresa de Jesús” de Estudios de la Mujer, de la Universidad Católica de Ávila, con el patrocinio de Banco Santander a través de Santander Universidades.

¿Por qué hoy se ha vuelto necesaria una reflexión sobre la mujer?
Porque estamos en el siglo de la mujer y de lo femenino. Lo cual no equivale a feminismos extremos o ideologías de género.

 

Su libro Mujer, feminidad y feminismo, aparecido entre el primer y el segundo sínodo sobre la familia, comienza tratando el tema de la familia. ¿Por qué un libro dedicado a la mujer ha de comenzar por ahí?
La mujer, sin encerrarse en casa, es la columna vertebral de la familia. Por ello, en castellano, la familia se fundamente en el “matrimonio” (en la maternidad)-

 

¿Cuáles son los logros y los peligros del feminismo no católico?
Los logros más importantes, sin duda, la emancipación social y cultural de la mujer en todos los campos. El peligro, que la mujer sólo encuentre su identidad “por oposición” a lo masculino y queriendo  “ser” una solitaria e independiente total.

 

¿Llegamos tarde al debate socio-cultural sobre la igualdad o diferencia entre hombre y mujer?
Sin duda. Por un lado, por el tema de las ideologías de género, que han roto “la naturaleza” a favor de “la cultura” y, por lo mismo, se ha perdido la identidad masculina y femenina. Por otro lado, por el tema de la robótica o los ciborgs, que están suplantado a la persona humana, tanto masculina como femenina.

 

¿Sería exagerado afirmar que cierto feminismo ha llevado a la desaparición de lo femenino?
No es exagerado. El feminismo radical lo ha buscado. Ha querido hacer desparecer “lo femenino” en aras de lo genérico, de lo híbrido, de lo que, en el fondo, cada cual quiera ser.

 

¿Cuáles son, a su juicio, los aspectos de la vida humana más vulnerables hoy?
El inicio y el final de la vida. Porque se manipula la genética en el comienzo de la vida y, al final, se invita a la eutanasia, como si los mayores ya no tienen nada que aportar.

 

¿Puede la mujer haber perdido la conciencia de lo que ella, y sólo ella, puede aportar en la familia? ¿Cuál sería la causa?
Como ha cambiado tanto el modelo de familia, la mujer no sabe muy bien cuál es su rol dentro de ella. Asistimos a familias monoparentales, familias sin hijos, familias rotas y recompuestas, etc…

 

La presencia femenina en lo público, que también Juan Pablo II pedía, parece que fuerza a la mujer a sacrificar su presencia de los ámbitos privados, especialmente familiar y educativo. ¿Tiene que ser así? ¿Qué es lo que la mujer realmente debe dar?
No sólo el Papa Juan Pablo, sino el actual Papa Francisco insisten en hacer compatibles para la mujer los ámbitos familiar y social, el ser esposa-madre y trabajadora. Es de justicia luchar por ello.