Ratificado un año y medio de cárcel para la dueña de viajes Vibolid por frustrar una boda en Bali un día antes

La condenada deberá desembolsar un conjunto de indemnizaciones que superan los 22.340 euros


VALLADOLID, 30 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Valladolid ha ratificado la condena de un año y medio de cárcel recaída sobre la propietaria de la agencia de viajes Vibolid, J.A.H, al considerarla responsable de un delito de apropiación indebida tras cobrar 28.000 euros por una boda que se iba a celebrar en Bali pero que no llegó a celebrarse ya que la condenada no cerró ni vuelo, ni hotel, ni ningún tipo de ceremonia para los novios y quince invitados.

La condena, que confirma la anterior del Juzgado de lo Penal número 1, se encuentra muy próxima a la solicitud que había sido formulada por el fiscal, que pidió dos años, y algo más alejada de los tres años y medio de la acusación particular, que consideraba los hechos como un delito continuado de estafa, y de la petición absolutoria de la defensa, que, entre otras razones, consideraba que la causa tendría que haberse dirimido, en todo caso, en vía civil, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

La condena impone además a la condenada la obligación de devolver a los perjudicados un total de 3.340 euros, en concepto de las cantidades que aún les adeuda, ya que el resto del importe pudieron cobrarlo a través del seguro de Visa.

Asimismo, en concepto de daños morales, la propietaria de Vibolid deberá resarcir a la pareja de novios con un total de 4.000 euros y con 1.000 euros a cada uno de los quince invitados que vieron también frustrado su viaje.

Los hechos objeto del presente juicio se registraron el día 1 de abril de 2009 cuando los novios se presentaron en el Aeropuerto de Barajas (Madrid) y descubrieron que en ningún momento hubo confirmación alguna por la mencionada mayorista de reserva de vuelo, hotel, ni ceremonia, porque no hubo ingreso alguno de la agencia Vibolid.

Ante ello, los novios e invitados se quedaron a 24 horas de la boda sin viaje y sin el dinero que pagaron por el mismo.

Fue en noviembre cuando Elena A. y su novio se pusieron en contacto con la agencia de viajes Vibolid, sita en el número 170 del Paseo Zorrilla, para la contratación de un pack de boda en Bali y la solicitud de presupuesto de vuelo, hotel, ceremonia y excursiones para los novios y 17 invitados. El enlace tendría lugar el 4 de abril de 2010 y el viaje sería entre el 1 y 10-12 de abril.

Así, en diciembre de 2009 se formalizó el contrato del viaje, abonando 700 euros por persona para la emisión de billetes de avión de Qatar Aerolíneas y la reserva del hotel Sofitel Seminayak de Bali, confirmándose la gestión por email, junto a la suscripción del seguro de viaje contratado por cada miembro del grupo.

Durante los meses de enero y febrero los novios negociaron los precios y menú de la ceremonia, así como excursiones previstas durante la estancia en Bali, y en el mes de marzo se realizaron los pagos totales del viaje más la actualización de precios del combustible de los aviones, por todos los componentes del grupo, ascendiendo el desembolso global a 28.276 euros.

El 29 de marzo la novia, Elena A, sostuvo que solicitó de la agencia de viajes la documentación, si bien la mercantil se negó a facilitarla por carecer de ella en ese momento y ante su insistencia únicamente aportó unos billetes electrónicos de los vuelos.

OVERBOOKING

Al día siguiente, la agencia Vibolid contactó con Elena A. y comunicó a ésta que había overbooking en el hotel contratado y la imposibilidad de reubicación en otros hoteles, contratiempo confirmado el día 31 de marzo alegando que la mayorista Mapatours con quien ha realizado las gestiones del contrato había cancelado todo el pack, vuelos incluidos.

No obstante, la agencia se comprometió a la devolución íntegra de lo abonado, si bien aún no ha abonado la totalidad de las cantidades desembolsadas por los perjudicados.