Rajoy y Rubalcaba se reúnen en una cita marcada por la reforma laboral

También tendrán oportunidad de hablar de la reestructuración del sistema financiero,
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, se reunirán por primera vez en el Palacio de La Moncloa este miércoles, en una cita que estará marcada, previsiblemente, por la reforma laboral aprobada el viernes por el Ejecutivo y que rechaza de plano el principal partido de la oposición.

Además, también tendrán oportunidad de hablar de la reestructuración del sistema financiero, reforma que tiene asegurado el apoyo del PSOE, ya que la considera "continuación" de la aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Según fuentes del Ejecutivo, entre los asuntos "urgentes" que el jefe del Ejecutivo quiere abordar con Rubalcaba están también las renovaciones pendientes en el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y el Consejo de RTVE. El líder del PSOE quiere hablar de todo ello, y con "buena disposición", pero los socialistas no tienen tanta prisa ni ven motivo de precipitación después de años de bloqueo en varias instituciones, bloqueo del que culpan al PP.

Es más, el propio Rubalcaba dijo en su primera rueda de prensa como secretario general que no va a "aceptar" que se envíe a los ciudadanos el "mensaje terrible" de que los órganos institucionales sólo se renuevan cuando gobiernan los 'populares'.

El PSOE quiere ver si hay margen para negociar
El presidente del Gobierno sacará pecho en la reunión de las medidas aprobadas en sus primeros 50 días de Gobierno y buscará llegar al "máximo entendimiento" con el líder del principal partido de la oposición, en palabras de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Por su parte, Rubalcaba tratará de ver con Rajoy si hay algún margen de maniobra para negociar la reforma laboral y en caso contrario le dejará clara su oposición frontal porque la considera ineficaz además de injusta. Fuentes socialistas han asegurado que el Ejecutivo no ha mantenido ningún contacto con el PSOE sobre la reforma, --aunque ésta está en vigor desde el sábado-- de manera que el primero será la 'cumbre' entre ambos líderes mañana.

Rubalcaba volverá a poner también encima de la mesa su exigencia de que se modifique la Ley de Estabilidad Presupuestaria y se elimine el objetivo del déficit 0, para fijar un límite del 0,4 por ciento como, sostiene, se fijó en la negociación para la reforma constitucional del pasado agosto. El líder socialista ya ha avisado en el Congreso de que si no se cambia este aspecto de la ley su Grupo no la apoyará.

Sin embargo, el Gobierno sostiene de que los límites que se definen en la ley orgánica están ajustados a la "normativa comunitaria" y están "pactados" con los socialistas. Además, recuerda que el "terreno en el que se está trabajando en el ámbito del pacto fiscal" establece que el límite de déficit será, en el medio plazo, del 0 por ciento.

El líder socialista pedirá de nuevo a Rajoy que negocie en la UE una flexibilización del calendario de reducción del déficit público y que asuma que es necesario un cambio de política económica porque sólo con ajuste se está estrangulando el crecimiento y no se saldrá de la crisis.

Presentar ya los presupuestos
De paso, Rubalcaba le instará a dar a conocer la cifra definitiva de déficit de 2011 y a presentar cuanto antes los Presupuestos Generales del Estado para 2012, como le está reclamando la Comisión Europea.

Sin embargo, desde Moncloa se hace hincapié en que el proceso de elaboración de las cuentas públicas implica un gran trabajo y lleva su ritmo. El Gobierno ya ha confirmado que presentará los Presupuestos después de las elecciones andaluzas del 25 de marzo.

Por su parte, al margen de expresar su discrepancia en las políticas económicas del Gobierno, el líder del PSOE adelantará al jefe del Ejecutivo cómo será su tarea de oposición y le dejará patente su deseo de colaboración en la lucha contra ETA, tal y como adelantó la semana pasada.

Renovaciones pendientes
En la agenda de la reunión también tendrá un papel destacado las renovaciones que están pendientes en determinados organismos, en las que hasta ahora no se han puesto de acuerdo 'populares' y socialistas. Rajoy avanzó su intención de abordar estos nombramientos con carácter urgente, aunque ha esperado a la celebración del 38 Congreso Federal del PSOE, para debatirlo con el nuevo líder socialista.

El pasado viernes, la vicepresidenta del Gobierno ya insistió en la necesidad de llegar a acuerdos en esta materia "con carácter urgente" por los "problemas de funcionamiento" que genera la situación actual y por la "necesidad" de "devolver la vida normal y cotidiana a instituciones fundamentales" del país. El PSOE quiere renovar estos órganos pero no ve motivos de precipitación después de años de bloqueo a causa de los 'populares'.

En concreto, Gobierno y oposición tienen que ponerse de acuerdo en el nombramiento de cuatro magistrados del Tribunal Constitucional, tres de ellos correspondientes a los magistrados cuya plaza debía haberse renovado por el Congreso antes de noviembre de 2010, junto con la vacante que dejó el fallecido Roberto García-Calvo.

Mientras tanto, RTVE se encuentra sin presidente desde julio de 2011, después de que Alberto Oliart, que había sido elegido presidente con el apoyo de PP y PSOE, abandonase la corporación en julio de 2011, tras conocerse que la corporación había adjudicado la cobertura técnica de 'Las mañanas de La 1' a Telefónica Broadcast Service (TBS), cuyo administrador único era hijo de Oliart.

Desde entonces, RTVE ha funcionado con un sistema de presidencia rotatoria por la que han ido pasando cada mes los miembros del Consejo de Administración, un sistema "provisional" que no ha estado exento de polémicas.

Además de la presidencia de RTVE, está pendiente la renovación de la mitad del Consejo de Administración de la corporación. La Ley de la Radiotelevisión pública estatal exige que los miembros del consejo sean elegidos con el apoyo de dos tercios del Parlamento. El actual Consejo de Administración tomó posesión el 15 de enero de 2007 y, según la ley, la mitad de sus 12 miembros deben ser sustituidos cada tres años, por lo que ya se tendría que haber producido la renovación.

También está bloqueada la elección del Defensor del Pueblo, ya que el último titular, Enrique Múgica, cesó en junio de 2010, y de todo el Tribunal de Cuentas, cuyos doce consejeros concluyeron mandato en noviembre.