Rajoy ve "de sentido común" apoyar al sector y desea que el binomio Renault-España sea "para siempre"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que es "de sentido común" apoyar al sector de la automoción, al tiempo que ha aseverado que el Ejecutivo lo va a seguir haciendo como lo ha hecho a través del impulso de diferentes planes PIVE, cuyo último de ellos, el séptimo, ha entrado este lunes en vigor.

 

Así lo ha asegurado Rajoy en la visita que ha realizado a la planta de Renault ubicada en el municipio palentino de Villamuriel de Cerrato donde ha conocido todos los detalles del Kadjar, el nuevo crossover del segmento C que la marca del rombo comercializará en verano en toda Europa, Turquía, Israel y parte de África.

 

"Somos conscientes de lo que es para España el sector del automóvil y procuramos cuidarlo", ha defendido el presidente del Gobierno, quien ha significado algunos datos concretos como el incremento de las ventas durante 18 meses consecutivos con un 26,1 por ciento más de las matriculaciones en febrero respecto al mismo mes del año anterior.

 

Según ha recordado, la industria del automóvil representa el 7 por ciento del PIB industrial del país y el 15 por ciento de las exportaciones de toda España además de representar muchos puestos de trabajo tanto directos como indirectos, a lo que ha añadido que España es el segundo país de Europa en producción de vehículos y el noveno a nivel mundial por lo que ha insistido en la necesidad de seguir apoyando a un sector al que ha situado como uno de los primeros que apoyó al país en momentos de enorme dificultad y complejidad.

 

En este sentido, ha recordado que su anterior visita a Villamuriel de Cerrato se produjo en noviembre de 2012, en su opinión, el peor año de la crisis, y ha rememorado que entonces todo el mundo le preguntaba cuándo iba a pedir el rescate para España a lo que ha unido un "enorme problema de competitividad" y el aumento del paro cada día, a diferencia de lo que ocurre ahora cuando las cosas "han cambiado para bien" aunque "quede mucho" para resolver el principal problema que tiene el país, en referencia a la creación de empleo.

 

"Por fortuna aquello es historia, triste historia pero historia pasada", ha manifestado el jefe del Ejecutivo de la nación, quien ha significado el crecimiento del país (1,4 por ciento en 2014 tras siete años sin aumento de la economía) y la creación de empleo, desde el reconocimiento de que es necesario generar más puestos de trabajo.

 

A este respecto, ha augurado que 2015 va a ser mejor que 2014 en términos de crecimiento de la economía y en creación de empleo, donde ha vuelto a situar el reto y el objetivo prioritario del Ejecutivo convencido de que la contratación favorece además el gasto, ayuda a recaudar más y favorece mejores servicios públicos.

 

Por otro lado, Mariano Rajoy se ha referido a Renault como una "gran empresa" con presencia en 128 países y ha destacado que la compañía francesa haya apostado por España como destino de sus inversiones a cambio de "talento, voluntad, coraje de sus trabajadores, amor a su empresa y competitividad", por lo que ha deseado que el entendimiento entre Renault y España se mantenga "para siempre".

 

"Estoy convencido de ello", ha defendido Rajoy que ha puesto como ejemplo del resultado de ese entendimiento el lanzamiento este verano del Kadjar, para el que ha augurado "el éxito que se merece" y que ha situado como el resultado del Plan Industrial 2014-2016 firmado en noviembre de 2012.

 

Para el presidente del Gobierno, la inmediata fabricación en serie del nuevo crossover de Renault es una buena noticia para Palencia, porque da un mensaje de estabilidad y de futuro para la planta palentina; para Castilla y León, por la enorme relevancia del sector de la automoción ya que produce el 20 por ciento de los vehículos españoles con un 38 por ciento del total de las exportaciones y el 25 por ciento del PIB industrial de la Comunidad, y para toda España.