Rajoy se pasa a las letras y asegura que estos tres años son el relato de un país que "no se dejó hundir"

Mariano Rajoy

Firma un artículo en el diario 'El Mundo' titulado 'España, el relato del cambio'.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que estos tres años, desde la victoria del PP en las elecciones generales, son el relato de un país que "no se dejó hundir, que no se resignó, que supo sufrir para ganar su futuro y que puede estar orgulloso de ello".

 

Así lo asegura Rajoy en un artículo 'España, el relato de un cambio' en el diario 'El Mundo', recogido por Europa Press, donde subraya que esta legislatura va a terminar "mejor que como empezó". A su entender, el país va a pasar "del agujero negro de la recesión a un horizonte de recuperación consolidada". "Que la España de 2015, en definitiva va a ser mucho mejor que la España de 2011", recalca.

 

El jefe del Ejecutivo admite que no es momento de "euforias" porque aún "acosan" a España "muchos problemas", el mayor de ellos, el paro. Sin embargo, recurre a la "fría realidad" de los datos para sostener que hoy el paro baja a un ritmo anual del 5,9% cuando al llegar a la Moncloa aumentaba al ritmo del 7,5% anual; o que en la afiliación a la Seguridad Social se ha pasado de una caída anual del 2% a un incremento del 2%.

 

"HAY VUELCOS QUE, HACE POCO, NADIE PODÍA IMAGINAR"

 

"Éramos el país con mayor destrucción de empleo de Europa; hoy, somos el que más empleo está creando. E incluso hay vuelcos que, hace poco, nadie podía imaginar: de estar en el furgón de cola de la recesión, hemos pasado a situarnos como la vanguardia del crecimiento en Europa" resalta.

 

Rajoy recuerda que en la cumbre del G20 celebrada en Los Cabos (Mexico) en 2012, España "parecía el enfermo de Europa". Y destaca que en la cumbre celebrada el pasado fin de semana en Brisbane (Australia), "las naciones más importantes del mundo" pusieron a España "como caso de éxito" y "como ejemplo de país capaz de salir de la crisis y abrazar la recuperación a través del impulso de una agenda intensiva de reformas".

 

Según el presidente del Gobierno, los esfuerzos no han sido "en vano" porque las reformas "pueden tardar más o menos en dar fruto, pero dan fruto cierto". Además, afirma que mientras que otros países europeos "se vieron obligados a la reducción de su Estado del Bienestar, España ha podido, pese a todo, seguir haciendo política social" y "mantener incólumes sus prestaciones esenciales".

 

A su entender, nada de todo eso hubiera sido posible sin "la estabilidad institucional", ya que, en su opinión, la estabilidad política también contribuye de una manera "muy significativa" en el crecimiento de la actividad económica.

 

Rajoy señala que la legislatura "no está acabada" y todavía queda por delante "un intenso año de reformas", incluidas las que presentará la próxima semana en el Congreso para "mejorar la lucha contra la corrupción". Y concluye subrayando que son "inconformistas" y seguirán trabajando para "cumplir el mandato" que le dieron al PP en las urnas: "sacar a España de la crisis, fijar pilares sólidos para el futuro y volver a sentirnos orgullosos de un país que tiene una historia de éxito que merece ser contada".