Rajoy resulta reelegido presidente del PP con el 97,56% de los votos

Destaca ademĂĄs que "no se dejarĂĄ presionar y que no se le subirĂĄ el cargo a la cabeza"

Mariano Rajoy fue reelegido presidente del Partido Popular con el 97,56 por ciento de los votos. En la votaciĂłn para el ComitĂŠ Ejecutivo del PP que encabezaba Rajoy votaron 2.597 compromisarios. A favor lo hicieron 2.525 compromisarios, mientras que se registraron 9 votos nulos y 63 en blanco, lo que arroja el citado porcentaje del 97,56 por ciento. Hace cuatro aĂąos, en el Congreso que el PP celebrĂł en la ciudad de Valencia, Rajoy obtuvo el 84,24 por cierto de los votos.

Por su parte, la Junta Directiva fue elegida con el 97,44 por ciento de los votos. En concreto, se registraron 2.522 votos a favor, 66 votos en blanco y 7 votos nulos.

Javier Arenas, Carlos Floriano y Esteban GonzĂĄlez Pons ocuparĂĄn las tres vicesecretarĂ­as del partido. Arenas se mantiene en la misma que ocupaba hasta ahora, PolĂ­tica AutonĂłmica y Local; Floriano se encargarĂĄ de OrganizaciĂłn (puesto que ocupaba Ana Mato) y GonzĂĄlez Pons deja ComunicaciĂłn para ocuparse de Estudios y Programas.

Por su parte, la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, MarĂ­a Dolores de Cospedal, sale fortalecida del XVII Congreso Nacional de Sevilla, ya que ha colocado al menos a cinco personas de su confianza y vinculadas a Castilla-La Mancha en el ComitĂŠ Ejecutivo Nacional del Partido Popular.

En concreto, JosĂŠ MarĂ­a Beneyto, diputado en las Cortes de Castilla-La Mancha, que serĂĄ coordinador de Estudios; y Vicente Tirado, actual presidente de las Cortes en esa comunidad, que se encargarĂĄ de la secretarĂ­a Ejecutiva de Electoral.

Asimismo, dos miembros de su Gobierno ocuparĂĄn sendas secretarĂ­as sectoriales: JosĂŠ Ignacio EchĂĄniz (consejero de Sanidad) que serĂĄ secretario de Sanidad y Asuntos Sociales; y Marisa Soriano (consejera de Agricultura), que serĂĄ secretaria de Agricultura y Medio Ambiente.

"No se dejarĂĄ presionar y que no se le subirĂĄ el cargo a la cabeza"
Por otro lado, Mariano Rajoy, avisĂł a sus compaĂąeros de partido que no se dejarĂĄ presionar en la selecciĂłn de las prioridades y quiso dejar claro que no se le subirĂĄ el cargo a la cabeza porque, dijo, "despuĂŠs de lo que he pasado, no corro ningĂşn peligro de envanecimimento". AdemĂĄs, cree que el PP debe ser "modelo de conducta", no tolerarĂĄ que una "mancha" contamine la "buena fama de todos" y deja claro que los ciudadanos le han elegido para que "haga lo que tenga que hacer" y hacerlo "deprisa".

El dirigente popular realizĂł estas afirmaciones durante su discurso ante el XVII Congreso Nacional del PP mediante el que ha pedido el voto a sus compaĂąeros para ser reelegido presidente del partido.

"Nos han tomado en serio", afirmĂł Rajoy en referencia a los ciudadanos que les han votado. "Ya te hemos votado, dicen. Ahora cumple. Haz lo que tengas que hacer, y hazlo deprisa", dijo el presidente del Gobierno ante los mĂĄs de 3.000 compromisarios que se dieron cita hoy en Sevilla, justificando asĂ­ las decisiones que estĂĄ adoptando en su tarea de gobierno, muchas de ellas impopulares.

Rajoy precisĂł que es "la hora de las respuestas", de actuar con "decisiĂłn y prontitud" para hacer aquello que tenĂ­an "preparado" y habĂ­an "pregonado" y corregir "todo lo que reclama arreglos". Y dejĂł claro que es una persona a la que no le gusta que le presionen en la elecciĂłn de las prioridades.

Aunque precisĂł que no le afecta, porque no se deja presionar y no actĂşa en la selecciĂłn de sus prioridades "por lo que presionen unos u otros, ni por lo que reclame la prensa, ni por el quĂŠ dirĂĄn, sino por las necesidades de la gente y la gravedad de los problemas". Entre otras razones, argumentĂł, porque no le debe "nada a nadie".

En este contexto presumiĂł de haber podido conservar su "independencia" durante estos aĂąos y pidiĂł a sus compaĂąeros que no teman que se le "suba el cargo a la cabeza" y menos en la "tercera ediciĂłn" --es la tercera vez que es reelegido presidente del PP--. "PodrĂŠ cometer errores, pero, despuĂŠs de todo lo que he pasado, no corro ningĂşn peligro de envanecimiento", argumentĂł.