Rajoy quiere escenificar este sábado un cierre de filas con sus 'barones' ante la polémica por el caso Bárcenas

Rajoy, Floriano, Arenas, Cospedal en Ejecutiva del PP
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha convocado este sábado una reunión extraordinaria del Comité Ejecutivo Nacional del PP ante la polémica abierta por las informaciones sobre la supuesta contabilidad oculta en la formación, según han confirmado a Europa Press fuentes 'populares'.
MADRID, 31 (EUROPA PRESS)



Con esta cita en la sede de 'Génova' del Comité Ejecutivo Nacional del PP, que reúne a la plana mayor del partido, el jefe del Ejecutivo quiere escenificar un cierre de filas con sus presidentes autonómicos y regionales.

Hace justo cuatro años, poco después de estallar la trama de corrupción Gürtel, Rajoy compareció rodeado de todos sus barones para recalcar que el partido "nada" tenía que ver con ese escándalo y que todas las contrataciones del PP se habían hecho en el marco de la legalidad. "Esto no es una trama del PP, es una trama contra el PP", dijo el 11 de febrero de 2009.

¿ACELERAR LA AUDITORIA?

La última reunión del Comité Ejecutivo se produjo el pasado 21 de enero, día en que Rajoy anunció ante los suyos la apertura de sendas auditorías --interna y externa-- en respuesta a las informaciones sobre una cuenta en Suiza del extesorero Luis Bárcenas en la que habría llegado a tener hasta 22 millones y el supuesto pago de sobresueldos a parte de la cúpula del PP.

Se prevé que en la reunión del sábado el presidente del Gobierno informe de la marcha de esa investigación interna. El presidente de Extremadura, José Antonio Monago, ha pedido que se aceleren las auditorías para esclarecer este asunto.

A este respecto, el presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, ha dicho que hay que esperar a que terminen esos trabajos. "Aquél que no haya hecho las cosas bien que responda ante la justicia", ha agregado. Por su parte, el presidente murciano, Ramón Luis Valcárcel, ha calificado a Bárcenas de "gentuza" y ha indicado que espera que caiga sbre él toda la ley "si hay cosas fuera de la legalidad".

También otros barones del PP han realizado declaraciones instando a "investigar y auditar a fondo" para aclarar la situación, como el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ha asegurado que es un caso "grave" y los ciudadanos "tienen derecho a conocer su contenido y alcance".

Por su parte, el presidente valenciano, Alberto Fabra, ha defendido la "honradez, dignidad y saber hacer" del PP. "Me creo lo que dice mi partido y confío en que se pueda demostrar que en el PP no ha habido nada", ha añadido.

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, no ha expresado su opinión al respecto porque se encuentra unos días fuera de España para descansar antes de incorporarse a su nuevo trabajo en la empresa de cazatalentos Seeliger y Conde, según han indicado fuentes del PP madrileño. Se espera que este sábado esté en el Comité Ejecutivo.

ANTES DE IR A BERLIN Y A BRUSELAS

Rajoy quiere escenificar el sábado la unidad de todo su partido --que cuenta en este momento con un gran poder territorial en España--, antes de las dos citas internacionales que afrontará la próxima semana, primero en Berlín y luego en Bruselas.

Así, el jefe del Ejecutivo tiene previsto acudir a la capital alemana el lunes 4 de febrero para reunirse con la canciller Angela Merkel, con la que comparecerá después en rueda de prensa. El jueves se desplazará a Bruselas para participar en la cumbre europea que debatirá sobre las perspectivas financieras.

Al hilo de la polémica abierta por las informaciones publicadas en el diario 'El País', numerosos medios internacionales como 'Financial Times', 'The Guardian', 'The Washington Post' o 'Le Monde' coinciden en sus páginas que las informaciones sobre los presuntos sobresueldos apuntan a Mariano Rajoy.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha desmentido "tajantemente" este jueves esa contabilidad opaca y ha dicho que esas informaciones solo pretenden "perjudicar" a su formación y, "en particular a Mariano Rajoy". Según ha dicho, la contabilidad del PP es "única", "clara", "limpia y "transparente" y ha anunciado acciones legales ante el "daño" que a su entender se está haciendo a su formación.