Rajoy exige a CiU no llevar a los catalanes "al abismo", ni negarles el derecho a ser españoles y de la UE

Diputado De Ciu En El Congreso, Josep Antoni Duran I Lleida
Duran insiste en que el Gobierno tiene una "asignatura pendiente" con Cataluña y sitúa su origen en la actitud del PP ante el Estatut


MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha exigido a CiU que no conduzca "al abismo" a Cataluña con sus propuestas soberanistas y que no niegue a los catalanes su derecho a ser españoles y miembros de la Unión Europea.

En su duelo parlamentario con el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, en el marco del Debate sobre el estado de la Nación, Rajoy ha pedido "actuar con sensatez" para corregir el distanciamiento entre Cataluña y el conjunto de España.

A tal fin, ha instado a "buscar el mutuo entendimiento desde el respeto a la pluralidad pero desde la lógica en el planteamiento" y evitando llevar a Cataluña "hacia el abismo". En ese sentido, ha animado a hablar este mismo año de la financiación autonómica.

Dialogo, ha pedido, que en su opinión fue lo que no mostró el presidente de la Generalitat, Artur Mas, la última vez que fue a la Moncloa: "Vino a mi despacho y dice que 'O lo tomas o lo dejas'. ¿Qué voy a hacer?. Soy un ser humano", ha comentado.

Y también ha alertado de que intentos secesionistas avisando de que "no es bueno negar a los catalanes su derecho a ser españoles y europeos". "Yo no quiero eso para Cataluña", ha enfatizado.

DERECHO A DECIDIR

"No negamos el derecho a ser español y europeo, pero tampoco niegue el derecho a decidir qué futuro se desea", ha replicado Duran, insistiendo en su visión de que el derecho a decidir no puede equipararse a la secesión.

El 'número dos' de CiU ha pedido diálogo al Gobierno y ha reprochado a Rajoy esa imagen de su reunión con el presidente de la Generalitat recordando que al principio no hablaban de chantaje. "Ustedes nunca desmintieron la versión que dio Artur Mas hasta que se convocaron las elecciones catalanas", le ha dicho.

A su juicio, todos los partidos pueden haberse equivocado en este proceso, pero el caso es que España tiene "una asignatura pendiente" con Cataluña y que "el error de origen es la actitud del PP en relación con el Estatuto catalán" y sus intentos por condicionar la sentencia del Tribunal Constitucional. "Partamos del reconocimiento de los errores", ha añadido.

Rajoy ha contestado que "lo importante es tener la inteligencia, la mesura y la habilidad para llegar a un entendimiento". "Yo estoy dispuesto. Vamos a ver ustedes", ha remachado.

DEFENSA DE LA LEY DE UNIDAD DE MERCADO

En otro momento del duelo, y ante los recelos de los nacionalistas, Mariano Rajoy ha defendido su proyecto de ley de Unidad de Mercado, como un elemento para mejorar la competitividad y ha negado que suponga "uniformidad" de ordenamiento. Según ha explicado, se ha escogida una "ley no invasiva" y, en lugar de recentralizar o armonizar, se apuesta por reconocer las competencias de las comunidades, pero que éstas también respeten las decisiones de los demás.

A su juicio, "sería absurdo que una comunidad reconozca las decisiones de otro Estado de la UE pero no las de otra comunidad". Aunque está dispuesto a hablar de los detalles del proyecto, ha querido dejar claro que a ley debe aprobarse porque no hacerlo "va contra el signo de los tiempos".

En cuanto a las medidas contra la corrupción, el presidente ha asegurado que sus propuestas no están cerradas, sino que está dispuesto a estudiar enmiendas, pero también ha querido dejar claro que son iniciativas "estudiadas" y que frente a este fenómeno se requiere "actuar con mesura, equilibrio y sensatez".

Para Rajoy, "España es un país serio y limpio", donde pueda haber "comportamientos que no son admisibles", pero que en ningún caso puede generalizarse. "Esto no es un país como algunos quieren que sea", ha remarcado.