Rajoy exige a Artur Mas "decir la verdad" y asumir que no tiene capacidad para declarar la independencia

El Rey recibe al presidente del Gobierno

Le recuerda que si no se puede reformar el Estatut con un 51%, menos aún poner en marcha la independencia.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en que Cataluña no tiene capacidad para declararse independiente y ha pedido a sus gobernantes, en alusión al presidente Artur Mas, que digan la verdad para no generar "frustración". El líder del PP ya ha anunciado que considera que las elecciones catalanas son importantes y que va a hacer mucha campaña.


En la rueda de prensa tras despachar con el Rey en el Palacio de Marivent, Rajoy ha querido dejar claro que la secesión de Cataluña no se va a producir, aunque gane la lista independentista que integra a Convergència (CDC) y Esquerra Republicana (ERC).

A su juicio, resulta "verdaderamente notable" que el presidente Mas esté dispuesto a iniciar el camino independentista con sólo un 51% de los escaños del Parlament cuando las leyes indican que sólo para iniciar el debate de la reforma del Estatut se requiere una mayoría de dos tercios.

NO ACEPTABLE NI DEMOCRÁTICO OBLIGAR A ELEGIR

Además, cree que "no es aceptable ni democrático" que a quienes ahora tienen la condición de españoles, catalanes y europeos se les obligue a elegir una de ellas. "No es aceptable y no conduce a parte alguna", ha proclamado.

"Conviene decir la verdad a la gente", ha exigido, remarcando que la independencia de Cataluña no es posible porque lo que va a ser España "lo deciden todos los españoles, no los que viven en una comunidad u otra".

En su opinión, los soberanistas saben que no pueden tomar esa decisión, como también conocían que no podían sacar adelante un referéndum y por eso hicieron el 9 de noviembre "un simulacro" de consulta.

ENTORPECEN LA RECUPERACIÓN

Rajoy ha reclamado respeto para los ciudadanos y decir lo que se puede y lo que no se puede hacer, pues en caso contrario se genera frustración en la sociedad. Es más, cree que estas maniobras lo único que consiguen en "provocar división" y "entorpecer la recuperación" económica.

En este contexto, y como considera que la cita electoral del 27 de septiembre es "importante", ya anuncia que se va a involucrar personalmente en la campaña y que promoverá la participación para que "todo el mundo" acuda a votar. "Sería un irresponsable si no participara en una campaña como ésta --ha dicho--. Iré allí y daré mucha opinión".