Rajoy dice que no ha encubierto a un presunto culpable

Ha afirmado rotundo que en el PP no ha existido una "doble contabilidad" ni "se oculta ningún delito".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha admitido este jueves ante el Pleno del Congreso que se "equivocó" al creer al extesorero del PP Luis Bárcenas, un "falso inocente" al que dio "crédito" porque  era una "persona de confianza". Además, ha afirmado rotundo que en el PP no ha existido una "doble contabilidad" ni "se oculta ningún delito".

 

Así se ha pronunciado Rajoy en un Pleno extraordinario celebrado en el Senado --la Cámara Baja está en obras-- para explicar su versión sobre el llamado 'caso Bárcenas', una intervención inicial de más de una hora que han interrumpido sus diputados en varias ocasiones con largas ovaciones.

 

El jefe del Ejecutivo ha reconocido que se equivocó al mantener a Bárcenas como responsable de las cuentas del partido: "Los hechos se resumen en dos palabras: Me equivoqué. Lo lamento, pero fue así. Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no lo merecía".

 

Tras señalar que era una persona "de confianza" en el PP porque, aunque solo fue tesorero un año antes había sido gerente, ha recalcado que cuando estalló el caso Gürtel carecía de "razones" para dudar de su inocencia. De hecho, ha subrayado que en julio de 2011 el Tribunal Superior de Justicia de Madrid archivó la causa contra él y en octubre se ratificó ese archivo.

 

"Di crédito al señor Bárcenas. Era una persona de confianza en el partido", ha abundado, para añadir que le apoyó durante años como respaldaría a "cualquier persona que sufriera una persecución" que creyera "injusta".

 

CREYÓ EN ÉL HASTA QUE CONOCIÓ SUS CUENTAS EN SUIZA

Rajoy ha reconocido que creyó en su inocencia hasta el momento en que, cuatro años después de iniciadas las investigaciones, llegaron datos que confirmaban la existencia de cuentas millonarias en Suiza no declaradas a Hacienda. A su entender, esas cuentas en Suiza además de "revelar una manifiesta deslealtad" con el PP, que había confiado en él y defendido su inocencia, constituía un hecho "ilegal que no admitía dudas".

 

"Ése ha sido todo mi papel en esta historia. ¿Me equivoqué al confiar en una persona inadecuada? Sí. Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable. ¿Me engaño? Sí. Lo tenía muy fácil. Yo no condeno a nadie de forma preventiva", ha aseverado.

 

En su discurso, Rajoy ha enmarcado la informaciones que se están difundiendo en la estrategia procesal de defensa de Bárcenas, basada a su juicio en "atacar" al PP. Es más, ha resaltado que en el sistema penal español a los acusados se les permite "mentir en defensa propia", así como "transferir la culpa a otros", "inventar excusas, pretextos" o "incluso cambiar de versión cuantas veces quiera".

 

"Y eso es lo que está haciendo el señor Bárcenas, defenderse como mejor le parece, poniendo el foco en el PP. ¿Por qué ha elegido ese camino? Es algo que no sé", ha enfatizado, para subrayar que son "falsas sus acusaciones", así como sus "medias verdades" y "las interpretaciones de la media docena de verdades que emplea como cobertura de sus falsedades".

 

REMUNERACIONES "COMPLEMENTARIAS"

Dicho esto, ha asegurado que en el PP "ni se ha llevado una doble contabilidad ni se oculta ningún delito" y ha añadido que se han pagado remuneraciones "complementarias por razón del cargo" y anticipos por gastos inherentes al desempeño del cargo, "como en todas partes". "Es de justicia", ha apostillado, resaltando que se ha pagado en "blanco" y se ha incluido en la contabilidad del partido.

 

Tras destacar que declarar los ingresos privados a Hacienda "es una responsabilidad individual", ha asegurado que él ha declarado todos sus ingresos y ha recordado que sus declaraciones de renta y patrimonio de los últimos 10 años están a la vista de todo el mundo.

 

Por todo ello, el jefe del Ejecutivo ha manifestado que en este momento lo único que cabe es que se deje trabajar a la justicia, ya que es al juez al que "le corresponde establecer la verdad". Según ha añadido, el Congreso es una "cámara parlamentaria" y no "un tribunal".

 

A reglón seguido ha leído ante la Cámara algunas de las frases que pronunció el propio Alfredo Pérez Rubalcaba años pasados para hacerlas suyas, como que "las Cortes no están para suplantar la acción de los jueces en la instrucción de los sumarios", "hay quien quiere convertir el Parlamento en una enorme comisaría" o "los jueces en España son los que deciden si las imputaciones son veraces o no".

 

PIDE DEJAR TRABAJAR A LA JUSTICIA

Según Rajoy, lo que aparece en los llamados 'papeles de Bárcenas' es una "asombrosa e imaginativa colección de falsedades como el tiempo y la Justicia demostrarán". "Dejemos que los jueces trabajen", ha abundado.

 

En este sentido, ha reprochado a los partidos de la oposición, en especial al PSOE, que aplauda las "marrullerías" al extesorero. "Dan por bueno, seguro y probado lo que se publica e ignoran lo que se desmiente", ha lamentado, para censurar que los socialistas vean "delitos" con la "misma facilidad que antes veían brotes verdes".

 

En este punto, ha criticado duramente la "vocación súbita" de algunos por "convertirse en jueces" y lanzar "condenas sin examen" cuando en el Estado de Derecho "lo razonable es que quien acuse demuestre la culpabilidad".

 

"Si hubiera que dimitir por cada insidia que se propaga sobre nosotros y renunciar al escaño por cada información tendenciosa que circula, ¿cuántos de ustedes seguirían en la Cámara? ¿Cuántos diputados quedarían hoy aquí?", se ha preguntado, para agregar que su única "obligación" es que las "maledicencias no tengan razón". "Y eso ya lo he cumplido porque no la tienen", ha dicho.

 

Noticias relacionadas