Rajoy dice que libertad y seguridad son compatibles y que no se ha decidido cambiar el Tratado de Schengen

Balance de año de Mariano Rajoy

Dice que, en París, Europa proclamó que defenderá los derechos: "Nuestra identidad es la libertad y no hay amenaza que nos haga renunciar a ella".

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado convencido de que libertad y seguridad son "absolutamente compatibles" y ha subrayado que los Gobiernos europeos no han tomado ninguna decisión de modificar el Tratado de Schengen que permite la libre circulación de personas.


"Si se plantea se debatirá en su momento, cualquier cosa que sea buena en la lucha contra el terrorismo hay que hacerla, siempre que no perjudique otras cosas. Yo creo que es perfectamente compatible todo", ha dicho en declaraciones a la Cadena Ser recogidas por Europa Press.

A su modo de ver, "la gente quiere en primer lugar libertad y derechos fundamentales, que son la base de cualquier Constitución de los países democráticos" pero también seguridad, y ha destacado que unos y otros están recogidos y garantizados por nuestra Carta Magna.

Un día después de participar en París en la concentración de condena de los atentados que causaron la muerte a 17 personas, Rajoy ha subrayado que la manifestación mostró "unidad en la lucha contra el terrorismo" y que esa unidad es un "presupuesto básico para ser eficaces y acabar con él".

Rajoy ha optado por destacar esa "unidad" contra el terror como aspecto más destacable de la manifestación, cuando se le ha preguntado si no se sintió incómodo al manifestarse junto a dirigentes de países en los que la libertad de expresión está en cuestión.

La marcha, ha dicho, era para "reafirmar la cooperación", y "desde el punto de vista de los europeos" también de defender los valores de libertad y seguridad. "Ayer había millones de personas y lo que defendían fundamentalmente eran las libertades y los derechos de las personas, el más importante el derecho a la vida, con eso hay que quedarse", ha remarcado.

En esa línea, en un artículo en 'El Mundo' recogido por Europa Press, el jefe del Ejecutivo ha destacado que el domingo la Europa "unida y democrática" salió a la calle para mostrar su dolor por los atentados de la semana pasada, pero también que los europeos están decididos a defender juntos lo mejor de Europa, que son sus derechos. "Nuestra identidad es la libertad y no hay amenaza que nos pueda hacer renunciar a ella", proclama.

Según ha dicho, acudió a París a mostrar solidaridad con los franceses, pero también a dejar clara la unidad "frente al terrorismo, y también a decir que el totalitarismo y la barbarie nunca más tendrán espacio en Europa".

A su modo de ver, los manifestantes de París se reencontraron con "la auténtica Europa" que "tantas veces" se olvida en las "rutinas diarias", una Europa que es "mucho más que un actor económico de primera categoría" y que sus instituciones.

"EUROPA ES UN IMPULSO MORAL"

"Europa es, ante todo, un impulso moral; es la determinación de dejar atrás la barbarie y las guerras que tantas veces nos han desangrado a lo largo de nuestra historia común. Es la vocación de vivir juntos y vivir en paz. Es un modelo de convivencia basado en la tolerancia, la libertad y los derechos de las personas", ha escrito el jefe del Ejecutivo.

Para Rajoy, la de París fue "una marcha histórica por los cientos de miles de personas que se echaron a la calle, en ocasiones en medio de un silencio estremecedor y en otras rompiendo a cantar su himno nacional de una forma absolutamente espontánea e igualmente emocionante".

Y ha recordado que también fue una cita "sin precedentes en cuanto a la presencia de mandatarios de todo el mundo, de las mas diversas opciones políticas y de todas las religiones, compartiendo la solidaridad y el rechazo a la barbarie".