Rajoy asegura en Sevilla que España “tiene sed de urnas”

Menos impuestos. “Los españoles pueden tener la seguridad de que no les vamos a estrujar como a un limón”, aseguró el líder. Coger fuerzas. La convención sirve para reanimar el PP ante las elecciones
OTR PRESS / MADRID
El Partido Popular clausuraba su Convención Nacional después de tres días en los que los populares se presentaron como partido de Gobierno, y en su discurso Mariano Rajoy reafirmó este mensaje. Afirmó que España tiene “sed de urnas” y “prisa por apuntalar su esperanza”, Se mostró seguro de la confianza que los ciudadanos tienen en su partido, pues “saben” que son “la alternativa”. Según el presidente del PP, los españoles viven “momentos difíciles”, y aseguró que “pueden tener la seguridad de que no les vamos a estrujar como a un limón”. También criticó al Gobierno, asegurando que estos años ha faltado “verdad, coraje, responsabilidad, altura de miras y sentido de Estado” y ha sobrado “ocultación, improvisación y cálculo ventajista”.

El objetivo de la Convención que el Partido Popular realizó en Sevilla durante el fin de semana era, según su presidente, transmitir “alto y claro” a la sociedad española el mensaje de que se “puede confiar” en su partido. Precisamente ese fue el tema elegido para el cónclave, ‘Puedes confiar’, que será el que los populares utilicen estos meses.

Protegido por el aparato
Arropado por la cúpula del partido y por la mayoría de los barones autonómicos y regionales del PP, Rajoy hacía hincapié en ese mensaje, asegurando que “se puede confiar en las posibilidades de España. Podemos confiar también, sin reservas, en las capacidades de la sociedad española. Podemos confiar en nuestro proyecto y en la alternativa que ofrecemos”, exclamaba Rajoy, cosechando un aplauso de los casi mil afiliados del PP presentes en el auditorio.

El líder de los populares se mostraba confiado en su futuro ante las próximas elecciones, afirmó tajante que “España tiene sed de urnas”, una frase que se convertiría en uno de los titulares de la jornada. Rajoy continuó asegurando que el país “tiene prisa por apuntalar su esperanza, por dotarla de contenido fiable. España quiere cambio, quiere abrir una nueva etapa”, enfatizaba, para agregar que “hoy”, los españoles “miran al Partido Popular” con “firmeza, apremio y exigencia” porque saben que son “la alternativa”. “Lo hacen con confianza creciente, pero la confianza no se regala, se merece”, resaltaba.

Sobre la crisis, Rajoy hizo referencia a los ciudadanos, destacando que los españoles viven “momentos difíciles” en los que “abunda la confusión, la preocupación y hasta el abatimiento”. Y los españoles, proseguía, quieren que acaben “las palabras floridas, los anuncios que no se cumplen, el retraso interminable de las soluciones, de los resultados, de la cosecha que nunca llega”, así como “la división, la fractura social, el debilitamiento de la nación y el deterioro de valores básicos”.

De hecho, el presidente del PP afirmaba que ni siquiera tenía que “explicar los errores” del Gobierno porque todo el mundo los sufre “en su propia carne”, bien sea con el paro o con las facturas de la luz, gas, transporte. “Pueden tener la seguridad de que no les vamos a estrujar como a un limón”, exclamaba Rajoy, para añadir que los españoles saben muy bien lo que pasa en España y que “lo único que esperan” del Ejecutivo socialista es que anuncie la fecha de las elecciones.

En su intervención, Rajoy también hizo un repaso a los principios que guiarán a su partido si gana las elecciones. En primer lugar, apostará por rescatar el valor de la familia para “devolverle la importancia que le otorga la Constitución” y por implantar en España una educación española que ofrezca calidad. También aseguró que defenderá la Carta Magna y a la nación española. “Creemos profundamente en nuestra nación. Para nosotros España no está en juego, no es discutible”, dijo.