Rafa Vega y Javier Pinés: "Me quedé a 600 metros de la meta"

"Hacía apenas 20 minutos que había llegado a la meta cuando se produjo la explosión. Escuché varias explosiones simultáneas".

El corredor español Rafa Vega, que se encontraba disputando el Maratón de Boston este lunes cuando explotaron dos bombas en la zona de meta, aseguraba que se encontraba "a 600 metros" de la llegada, cuando las piernas le fallaron y no pudo terminar "por suerte".

  

"Me he quedado a 600 metros de la meta. Lo he vivido con mucho nerviosismo, no sabía lo que pasaba. Mi mujer estaba allí y al principio vives un momento de incertidumbre, es imposible saber lo que pasa, los teléfonos no funcionan, no puedes contactar y una hora después me la encontré con un grupo de españoles", explicaba en declaraciones al programa 'El partido de las 12' de la Cadena COPE, recogidas por Europa Press.

  

"Tenía previsto llegar a la meta cuando fue la explosión, pero las pernas no me respetaron, por suerte. Mi mujer estaba allí, en la grada, y te llegan informaciones de que la explosión ha sido en la meta y te temes lo peor", añadió.

  

Se han vivido momentos de nervios, pero "con cierta calma". "No he visto pánico. Afortunadamente, los medios de comunicación son respetuosos, no ponen imágenes y sabemos que ha habido victimas mortales. Una pena que un día festivo termine así", indicó.

  

"Es una fiesta y desafortunadamente queda todo sepultado bajo el recuerdo de los momentos que has vivido. La historia, por suerte en nuestro caso, tiene un buen final. Hay gente que busca aún familiares, hay heridos y la gente lo pasa mal", declaró.

 

"LA ZONA DE LLEGADA ESTABA ABARROTADA"

 

Por su parte, el corredor español Javier Pinés, que ha disputado este lunes el Maratón de Londres, aseguraba que la "zona de llegada estaba abarrotada" cuando se produjo la explosión de las bombas que han provocado varias víctimas mortales y numerosos heridos.

  

"Hacía apenas 20 minutos que había llegado a la meta cuando se produjo la explosión. Escuché varias explosiones simultáneas y hubo momentos de incertidumbre hasta que nos dimos cuenta de lo que estaba pasando", comentaba en declaraciones al programa 'Al Primer Toque' de Onda Cero, recogidas por Europa Press.

  

"La gente aquí se entrega, es increíble el apoyo que nos dan siempre y la zona de llegada estaba abarrotada. Por suerte, no lo hemos visto en directo, pero ha tenido que ser dantesco. Es una sensación muy amarga", añadía.

  

Pinés asegura que no hay más noticias. "Se ha vivido un momento grave porque no nos llegaban más noticias. La gente estaba más o menos tranquila hasta que nos han evacuado, hemos visto las ambulancias y nos hemos dado cuenta de todo", explicaba.

  

Faltaban más de 5.000 atletas por pasar por meta, donde se produjeron las explosiones. "Es una maratón exigente. Éramos 23.000 inscritos y quedarían por pasar entre 5.000 y 10.000, seguro", aseguraba.

  

Poco a poco, los españoles han podido contactar con sus familias. "El teléfono no para. Estamos intentando hablar con todos, con la familia, con los medios de comunicación... es una situación muy desagradable. Era perfecto hasta ese momento", concluía.