Quince detenidos acusados de tratar como semiesclavas a mujeres que trabajan en sus clubes en Sevilla

Operación contra la trata de seres humanos en Sevilla

La Policía Nacional ha detenido a los 15 presuntos integrantes de una organización dedicada al tráfico de drogas y a la trata de seres humanos.

Según informa la Policía en un comunicado, además, habían establecido una red de distribución de sustancias estupefacientes, principalmente cocaína, en el interior de los locales.

Las primeras pesquisas determinaron que un joven español con domicilio en la localidad sevillana de San José era el encargado de suministrar la droga en grandes cantidades y que el encargado de uno de los prostíbulos, un hombre de nacionalidad búlgara, recibía la droga y luego supuestamente la repartía entre las trabajadoras del local "obligándolas a que lo ofertaran a sus clientes como parte de los servicios del club".

Por ello, los agentes diseñaron una investigación, a la que denominaron 'Operación Marilyn', que les permitiera trabajar las dos vertientes de los ilícitos cometidos por la organización, una relacionada con los delitos relativos a la prostitución y la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y otra específica para eliminar la trama de narcotráfico llegando hasta el último de los proveedores de la sustancia ilegal.

Obtenidas y verificadas por los agentes las primeras informaciones de ambos casos, las dos líneas de investigación convergieron en una serie de dispositivos policiales, vigilancias y seguimientos entre otros que permitieron la identificación plena de todos los presuntos integrantes de la organización criminal. Los investigadores también averiguaron qué papel ejercía cada uno en la trama y qué funciones específicas desarrollaban para la organización.

La investigación ha culminado con la detención de los 15 presuntos miembros de manera simultánea para evitar la fuga de cualquiera de ellos y el registro de dos prostíbulos en la capital andaluza y un domicilio en la localidad de San José.

Los agentes se han incautado de 50 gramos de cocaína, doce barras de hachís dispuestas para su venta al consumidor final, más de 4.000 euros en efectivo, dos armas detonadoras, pistola y revólver, seis armas blancas consideradas prohibidas y cinco vehículos entre automóviles y motocicletas. También han detectado a un total de 34 mujeres en posible situación de explotación sexual como víctimas de trata de seres humanos, a las que dieron asistencia según el protocolo policial vigente.