Que el trabajo no perjudique tu salud... Consejos para sentarse correctamente

Muchos trabajos requieren estar sentados varias horas seguidas delante del ordenador. Una mala postura puede ocasionar problemas que van desde la fatiga visual, el dolor de cabeza, molestias en cuello, manos y hombros hasta el agravamiento de enfermedades como la ciática o lumbalgias.

Para evitar estos malestares te damos unos consejos que puedes seguir si quieres sentirte cómodo en el trabajo.

 

1. La silla debe ser lo más confortable y acolchada posible, pero ¿cómo colocar la silla? Ponte de pie y ajusta el asiento a la altura de la rodilla, siéntate de modo que solo entre un puño entre la silla y la parte inferior de las piernas. Por último debes adaptar el respaldo para que coincida con la curva natural de la espalda.

 

2. Las piernas deben estar ligeramente abiertas con las rodillas dobladas formando un ángulo de 90º y la planta de los pies totalmente apoyada en el suelo.

 

3. El sedentarismo continuo también es uno de los causantes del dolor de espalda, por ello es recomendable ir cambiando de postura y levantarse cada cierto tiempo. Es mejor hacer varios descansos de corta duración que uno largo.

 

4. El peso del cuerpo debe estar repartido entre la silla y el suelo y nunca se tiene que quedar retenido en el esternón -pecho hacia adelante- o en la zona lumbar -espalda hundida-.

 

5. La tensión en los ojos causa rigidez cervical y dolor de cabeza. Para evitarlo, mantén el cuello recto y el borde superior del monitor al nivel de los ojos o algo por debajo.

 

6. Coloca el teclado de modo que los hombros y brazos estén relajados, con los codos ligeramente abiertos. Para que estés más cómodo cuando escribes y puedas ser más eficiente, evita tener las manos o muñecas apoyadas y presiona las teclas con suavidad.

 

7. Conserva el ratón al nivel del codo y mantén los brazos relajados a la altura de los costados. Cuando muevas el ratón hazlo girando el brazo por el codo y no doblando la muñeca tampoco lo agarres ni aprietes con demasiada fuerza.