¿Qué cuesta 37 céntimos y no va a subir?

Correos mantendrá en 37 céntimos de euro el precio del sello para el envío de cartas y tarjetas postales normalizadas y de hasta 20 gramos de peso para 2014.

Se trata de la primera ocasión en que la compañía congela el precio de los sellos desde el ejercicio 2006. En estos últimos siete años, las subidas han oscilado entre la del 2,7% de este ejercicio 2013 y la del 6,25% de 2010.

 

No obstante, en fuentes del operador postal no descartan una actualización de esta tarifa a lo largo del año 2014.

 

Por el momento, en el arranque del nuevo año Correos mantiene inalterados los precios de todos los envíos incluidos en la obligación de prestación de servicio público (OSP) que el operador tiene encomendada por ley para garantizar un servicio postal de calidad en todo el territorio nacional y a precio asequible.

 

Estos servicios comprenden los envíos de cartas y tarjetas portales nacionales e internacionales de hasta dos kilos de peso y paquetes de hasta 20 kilos, además de los servicios de certificados de valor de declarado y los envíos publicidad directa libros o publicaciones periódicas. El resto del negocio postal está completamente liberalizado desde 2011.

 

La compañía integrada en SEPI gestionó 2.864,8 millones de envíos de correspondencia ordinaria durante el ejercicio 2012, un 9,5% menos respecto a un año antes, según los últimos datos publicados por el operador.

 

Según sus datos, Correos constituye una de las primeras empresas del país por capilaridad y cobertura territorial, dado de cuenta con 9.000 puntos de acceso a sus servicios. En concreto, suma 2.374 oficinas multiservicio, un centenar de unidades de servicios especiales, 1.835 unidades de reparto y 7.116 puntos de servicio rural. Además, llega diariamente con sus envíos a 28 millones de hogares, empresas e instituciones.

 

La compañía que preside Javier Cuesta puso en marcha a comienzos de este año un plan estratégico a cinco años que contempla una inversión de 500 millones en todo este periodo, a financiar con recursos propios.

 

El objetivo último de este plan es "aprovechar las fortalezas de la empresa para convertirse en el mejor proveedor de servicios de comunicación físicos y electrónicos del mercado español".