Pyfano: la mirada solidaria de los comerciantes salmantinos

Representantes de Pyfano, en la Gala del Comercio (Foto: I. C.)

La Asociación de Padres, Familiares y Amigos de Niños Oncológicos agradece la ayuda de la Cámara de Comercio para poder "seguir adelante".

Las Galas del Comercio tienen desde hace años un componente solidario muy importante. En esta ocasión, la Asociación de Padres, Familiares y Amigos de Niños Oncológicos de Castilla y León (Pyfano) ha sido la elegida para que los comerciantes salmantinos le prestaran toda la ayuda posible colaborando con ella por medio de donaciones o con la compra de sus pulseras rojas

 

Como el propio presidente de la Cámara de Comercio, Juan Antonio Martín Mesonero, recordó antes de la Gala, esta actividad solidaria se lleva a cabo con un doble objetivo: "Recaudar fondos para las actividades de la asociación y, sobre todo, dar a conocer a toda la sociedad tanto la asociación como sus actividades".

 

El representante de Pyfano en Salamanca, Míchel Vicente Criado, ha explicado que gracias a actividades como ésta pueden seguir adelante, debido a la reducción de fondos públicos, en programas de apoyo a niños y familias con cáncer.

 

Actualmente, la asociación, que sumó en 2013 hasta 50 nuevas familias de la comunidad, trabaja con un programa de profesores de apoyo para niños oncológicos, otro de apoyo psicológico, un grupo de voluntariado que ofrece “un respiro” a las familias durante los procesos de hospitalización y una casa de acogida para las familias que sean de fuera de Salamanca, donde se encuentra el hospital de referencia en materias como trasplantes de médula.

 

SU HISTORIA

 

En mayo de 2003 nació la primera asociación dedicada a la ayuda a los niños con cáncer. Esta Asociación fue fundada en Salamanca por 16 familias, las cuales también sufrieron el cáncer de sus hijos y decidieron que todos juntos podrían luchar mejor contra la enfermedad.


De este modo, en Pyfano consideran a la familia como un factor clave en la recuperación de los niños oncológicos; por ello pretenden consolidar una red de autoayuda que sirva como satélite a la actual labor médica, investigadora y educativa.

 

Entre sus metas se encuentra la mentalización de la sociedad para que ésta no rechace a los niños con cáncer y tratar de mejorar sus condiciones de vida, a través del apoyo escolar, los tratamientos o el apoyo psico-social.