Psicólogos de la Región se forman en situaciones de emergencia, desastres y catástrofes

Realizan un curso con el que se les prepara para formar parte del Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias (GIPDE) que presta auxilio psicológico ante situaciones de emergencias. Esta formación se enmarca dentro del convenio firmado en el año 2008 por la Agencia de Protección Civil y el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León.

Ciento cincuenta psicólogos de Castilla y León asisten a este curso con el fin de ampliar su formación para entrar a formar parte de los equipos de intervención que actúan en situaciones de emergencia, desastres y catástrofes. La formación corre a cargo de profesionales con experiencia pertenecientes a grupos de intervención, y profesionales con responsabilidades directas en la gestión de las emergencias, que han intervenido en algunas de las emergencias más importantes de los últimos años a nivel nacional, como el 11M, el accidente de Spanair o el terremoto de Lorca.

 

El curso, inaugurado por director general de la Agencia de Protección Civil, Fernando Salguero, se imparte en el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León, ubicado en Valladolid. Tiene una duración de cuarenta y cinco horas e incluye, además de la formación específica del psicólogo en urgencias, emergencias y catástrofes, otras actividades como clases de primeros auxilios y la visita al Centro de Emergencias Castilla y León 112, para conocer de primera mano el funcionamiento del Servicio y el trabajo de los profesionales que atienden y gestionan las llamadas de emergencia.

 

Los objetivos de la formación son, entre otros, la actualización de los profesionales para optimizar la calidad de las intervenciones, capacitarles para la intervención con víctimas y entrenarles en la aplicación de los recursos para garantizar la adecuación y eficacia de las intervenciones, con lo que se les prepara para formar parte ahora o en un futuro próximo del Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias (GIPDE).

 

Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias

 

La formación del colectivo de psicólogos ante este tipo de situaciones se enmarca dentro del convenio firmado en el año 2008 por la Agencia de Protección Civil y el Colegio Oficial de Psicólogos de Castilla y León con el objetivo de poder movilizar psicólogos destinados a la protección y el auxilio psicológico de personas ante situaciones de emergencias.

 

Este convenio supuso la creación del Grupo de Intervención Psicológica en Desastres y Emergencias (GIPDE) de Castilla y León, que ha permitido a la Agencia de Protección Civil, a través de su Servicio 112, ofrecer una ayuda integral en las emergencias, ya que además de avisar y coordinar la asistencia de servicios que hasta ahora eran los únicos que se consideraban básicos (policías, bomberos, médicos), se integra también la ayuda psicológica, tanto para las víctimas directas como para sus familiares e incluso los propios intervinientes de la emergencia. Se trata de un modelo que completa la eficacia que se da en las emergencias y por este motivo está siendo copiado por los centros 112 de otras Comunidades Autónomas.

 

El GIPDE está formado por unos 200 psicólogos de las nueve provincias de Castilla y León,que se movilizan a cualquier hora los 365 días del año. Su activación se realiza siguiendo los protocolos establecidos por la Agencia de Protección Civil y que se centran en actuar en grandes catástrofes y en aquellos incidentes especiales en los que por el número de víctimas implicadas o por las características de los mismos sea necesaria la intervención inmediata de un psicólogo en el lugar.

 

Hasta la fecha el GIPDE ha atendido a cerca de 600 personas en unos 200 incidentes relacionados con accidentes de tráfico, accidentes laborales, fallecimientos repentinos o intentos de suicidios. Concretamente, en el año 2013 han estado presentes en más de 20 incidentes y han atendido a unas 80 personas. Cabe destacar el accidente de autobús de Tornadizos en Ávila, donde atendieron durante varios días a los heridos y las familias de ocho de las víctimas del accidente, o el accidente en el Pozo de los Humos (Salamanca), donde, estuvieron durante una semana prestando atención psicológica a todos los familiares del joven que falleció ahogado.

 

Además de movilizarse en todas aquellas ocasiones en la que es necesaria su presencia, los psicólogos de GIPDE también han colaborado con la Junta de Castilla y León en cursos de formación para policías locales y bomberos, donde se les explica cómo poder afrontar determinadas situaciones y emergencias, o en simulacros de la Agencia de Protección Civil, que tienen como objetivo que todos los organismos estén perfectamente preparados para afrontar todo tipo de situaciones extraordinarias o de emergencia.

 

Desde su creación en el año 2008, el principal objetivo que ha tenido la Agencia de Protección Civil ha sido potenciar y mejorar en todo lo posible la capacidad de actuación del grupo para poder dar así la mejor respuesta posible en todo tipo de emergencias. Esta ardua labor realizada tanto por la Agencia de Protección Civil como por el Colegio de Psicólogos de Castilla y León ha sido muy valorada por diferentes instituciones y organismos y así ha quedado reflejado al recibir galardones tan destacados como el UARTE de San Juan, el premio de Protección Civil de Burgos o el premio del Colegio Oficial de Psicólogos.