Prorrogada la prisión para los dos acusados abulenses del doble asesinato en el club 'Las Vegas'

Club Las Vegas de Medina del Campo, donde se produjo el doble asesinato. ALBERTO MINGUEZA

La Audiencia de Valladolid ha acordado prorrogar la prisión provisional para tres de los tres acusados del doble crimen registrado en octubre de 2014 en el club de alterne 'Las Vegas' de Medina del Campo, entre los que se encuentran un matrimonio de Arévalo, donde el propietario del prostíbulo y una camarera de origen rumano murieron tiroteados.

La resolución de la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial, encargada del juicio de jurado popular, se ha plasmado en el correspondiente auto poco después de la vista celebrada este jueves para estudiar la situación de los encausados debido a que a mediados de octubre se cumplen dos años de su encarcelamiento y, por tanto, era preciso determinar si se acordaba mantenerlos entre rejas hasta el juicio o bien su puesta en libertad.

 

Así, en cada una de las tres comparecencias, la primera centrada en la situación del principal inculpado, Manuel M.M, y las siguientes las relativas a Antonio Adrián B.R. y la esposa del primero, María Vicenta P.P, tanto el Ministerio Fiscal como las dos acusaciones particulares, que representan a las víctimas, han solicitado prorrogar la prisión de los encausados, mientras que las defensas han reclamado su puesta en libertad provisional.

 

Finalizado el trámite, la magistrada encargada del caso ha dictado auto en virtud del cual prorroga la prisión provisional de los tres acusados por espacio de otros dos años, dada la gravedad de los hechos que se les imputa, en consonancia con la petición unánime de los acusadores, y ante el serio riesgo de que una vez puestos en libertad pudieran tratar de sustraerse a la acción de la Justicia.

 

De esta forma, el matrimonio del municipio abulense de Arévalo, formado por Manuel M.M. y María Vicenta P.P. permanecerá preso en el Centro Penitenciario de Valladolid y el vecino de Madrid Antonio Andrián B.R. seguirá encarcelado en Mansilla de las Mulas, León. Un cuarto encausado, Pablo A.L, a quien se imputa un delito de encubrimiento, se encuentra en libertad provisional.

 

El auto de la magistrada se fundamenta en el objetivo de garantizar así la presencia de los procesados en un juicio con jurado popular que, según pudo saber Europa Press en fuentes jurídicas, se iniciará el próximo día 12 de diciembre.

 

Tanto el fiscal como las dos acusaciones particulares coinciden en la calificación jurídica de los hechos--consideran que ambas muertes constituyen delito de asesinato--y en la petición de pena para los encausados, en concreto 20 años de prisión por cada muerte y otros dos más por tenencia ilícita de armas para el matrimonio, con lo que cada uno de ellos podría ser condenado a un total de 42 años de privación de libertad, mientras que para el cuarto, Pablo A.L, interesan dos años por encubrimiento.

 

En concepto de responsabilidad civil, el fiscal solicita que los tres primeros acusados indemnicen a cada una de las tres hijas del hostelero fallecido con 75.000 euros y con otros 50.000 a su viuda, así como con otros 75.000 a cada uno de los dos hijos de la camarera rumana que encontró la muerte dentro del club.

 

Por su parte, el letrado del hostelero reclama 90.000 euros de indemnización para cada uno de sus tres hijos y su esposa, así como otros 50.000 por daños y perjuicios, mientras que la representación legal de la camarera interesa 70.000 euros para la madre y 90.000 para cada uno de los dos hijos menores de la fallecida.

 

Una deuda, presumiblemente por asunto de drogas, es el móvil barajado para explicar por qué Manuel  y su esposa decidieron saldar la disputa económica por la tremenda.

 

Noticias relacionadas