Proponen que un tramo de la Avenida Juan Carlos I lleve el nombre de Federico Cavero, impulsor del la Escuela de Policía de Ávila

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, y el director de la Escuela Nacional de Policía, Marceliano Gutiérrez, muestran las adhesiones a esta petición

Esta petición, realizada desde la Escuela Nacional de Policía de Ávila, con las adhesiones de 3 asociaciones y 430 particulares y empresas, al Ayuntamiento de Ávila, quiere homenajear al que fue el primer director de la Escuela Nacional de Policía de Ávila y fundador del Centro, Federico Cavero, quien impulsó que fuera Ávila la ciudad elegida para llevar a cabo este proyecto.

El alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, y el director de la Escuela Nacional de Policía, Marceliano Gutiérrez, han dado a conocer esta mañana la iniciativa de poner el nombre de una calle al fundador, y primer director, de dicho centro formativo en Ávila, Enrique Cavero.

 

Una propuesta que el alcalde llevará a la Junta de Gobierno Local del próximo jueves, y que espera cuente con el apoyo de todos los grupos políticos, ya que según sus palabras "se trata de un acto de justicia para el hombre que fue el impulsor de que la Escuela Nacional de Policía se instalara en Ávila, y que tantos beneficios ha dado y sigue dando a nuestra ciudad".

 

El tramo elegido que llevaría su nombre, es el de la vía de servicio de la Avenida Juan Carlos I, desde la rotonda del Hospital Nuestra Señora de Sonsoles, hasta la rotonda de Enrique Jiménez Asejo, justo en frente de la puerta de la Escuela Nacional de Policía.

 

Federico Cavero, fallecido el 26 de noviembre de 2011, a los 83 años de edad y manchego, realizó sus estudios de Derecho en Murcia, donde estuvo destinado hasta 1964 cuando fue trasladado a Roma para realizar servicios especiales de seguridad. En 1972 ascendió a Comisario por oposición y en 1976 fue nombrado Jefe Superior de Policía de Zaragoza. Asimismo, se le fueron otorgadas las Cruces Roja y Blanca al Mérito Profesional.

 

 

Ya es en 1979 cuando se le nombra Jefe de División de Formación, y comienza su labor como director de la Escuela Nacional de Policía en Ávila, que en ese momento se instala en la actual sede de la UNED en la capital.

 

En 1983 se coloca la primera piedra de las nuevas instalaciones de la Escuela Nacional de Policía de Ávila, y ya en el año 1986 comienza a funcionar como tal.

 

Federico Cavero, no sólo logró que este proyecto se trajera a la ciudad de Ávila, a la que consideraba el lugar idóneo para su instalación, sino que consiguió realizar la mayor reforma policial que había existido en el ámbito humano, técnico y profesional. Dotando a este cuerpo de "nuevos valores democráticos", declaraba Carlos Canelo, profesor de la Escuela Nacional de Policía y Comisario en segunda actividad.