Proponen denominar 'flash heats' a los episodios de subida repentina y breve de la temperatura

UPC Campus Nord
Investigadores de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) y de la Universitat de Barcelona (UB) han propuesto denominar 'flash heats' a los episodios de subida de la temperatura de duración inferior a los dos días, han informado este jueves ambos centros en un comunicado.


BARCELONA, 10 (EUROPA PRESS)



La propuesta, publicada en la revista 'Natural Hazards and Earth System Sciences', implicaría cambios en los protocolos de actuación para la prevención de los golpes de calor y los incendios forestales, así como en la cobertura de los daños causados por estos fenómenos por parte de las compañías aseguradoras.

Actualmente no existe ningún nombre científico reconocido para definir los episodios de temperatura anómala de más de dos horas y de menos de dos días, aunque sí que se reconoce la existencia de este fenómeno.

La investigación se basa en el análisis instrumental y la simulación numérica a partir de los datos de temperatura y humedad registrados en Barcelona el 27 de agosto de 2010, y en la ciudad griega de Heraklion el 21 de marzo de 2008.

En el caso de la capital catalana, aquel día se experimentó un récord histórico en 230 años de registros de la temperatura máxima media, al registrarse 39,8 grados a nivel del mar en un fenómeno que duró menos de 10 horas: el episodio se denominó entonces "pequeña ola de calor" por la falta de una denominación específica.

Se identifican como 'heat wave' --ola de calor-- los periodos de temperatura anormalmente elevada de al menos cinco grados superior a la media y de una duración de, como mínimo, dos días consecutivos; por otro lado, se identifican como 'heat burst' los episodios similares pero que duran entre pocos minutos y hasta dos horas, como máximo.

RECALENTAMIENTO Y SECADO

Los 'flash heats' pueden ser causados por un efecto Foehn marcado y persistente, que consiste en un recalentamiento y secado del aire debido a la condensación de la humedad, lo que comporta subidas de temperatura que no superan las 48 horas de duración continuada y que, por lo tanto, no pueden ser denominadas como ola de calor.

Discernir entre las olas de calor y los 'flash heats' puede ayudar a afinar el estudio del comportamiento atmosférico y en el análisis de la dinámica y la evolución del calentamiento global y, por lo tanto, en las investigaciones sobre el cambio climático.