PRONISA recibe una 'MicroAyuda' de la Fundación Caja Rural de Castilla La Mancha

El presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha, y de su Fundación, Andrés Gómez-Mora, junto con el director de Relaciones Institucionales, Miguel Ángel Escalante Pinel, ha entregado este miércoles al gerente de PRONISA, Jaime Rodríguez, una de las MicroAyudas otorgadas por su proyecto ‘Ocio Terapéutico’.

Andrés Gómez Mora ha asegurado que la labor que se hace en PRONISA es “encomiable. Si no fuera por estos centros no sabemos qué sucedería con las personas con capacidades diferentes, ya que necesitan una atención muy especial”.

 

Estos centros reportan a las familias una vida mejor. Vuestro trabajo es una tarea fundamental  para poder desarrollar la responsabilidad social corporativa que tenemos por vocación”, ha señalado Gómez Mora.

 

En este sentido, el presidente explicó que, con estas acciones, Caja Rural CLM se diferencia de otras entidades en que “todos nuestros beneficios se destinan, primero a fortalecer la Entidad y segundo a nuestra obra social, a través de la Fundación”.

 

Por su parte, el gerente de PRONISA, Jaime Rodríguez, agradeció a la Fundación Caja Rural CLM esta aportación de 1.500 euros que ayudarán “a un buen número de personas con grandes  necesidades de apoyo”.

 

Con esta MicroAyuda, subrayó Rodríguez, “impulsaremos actividades de ocio inclusivo para el grupo de personas mayores del centro. Las nuevas tecnologías nos  servirán para mejorar su calidad de vida y su día a día. Por ello esta aportación es para nosotros muy importante”.

 

PROYECTO GANADOR DE LA MICROAYUDA

‘Ocio Terapéutico’ incidirá en la calidad de vida de las personas con discapacidad que atiende PRONISA, con la creación de una sala lúdico-deportiva, que permitirá la práctica de ejercicio físico y uso de nuevas tecnologías, atenuando así el envejecimiento propio de la edad, más acelerado en los beneficiarios por las patologías asociadas a su discapacidad.

 

Los destinatarios serán las Personas con Discapacidad que atiende PRONISA, con mayor interés en los usuarios de la Residencia y el Centro de día Espíritu Santo, en su mayoría personas adultas con discapacidad que necesitan grandes necesidades de apoyo y presentan patologías asociadas a la discapacidad. Aproximadamente unas 140 personas con discapacidad como beneficiarias directas, el uso de la sala también está abierto a otras personas con discapacidad que deseen utilizarla, y entidades afines que lo soliciten.