Profesores de la UNED investigan aspectos psicosociales de la lactancia en México y España

Ana Lisbona, directora del curso, y Francisco Palací, ponente

Un grupo de profesores de la UNED participa en una investigación sobre la lactancia que ha obtenido ya sus primeros resultados en México y que quieren extender a España para analizar los diferentes aspectos psicosociales que rodean a esta práctica.

El estudio cuenta con la participación de las profesoras del Departamento de Psicología Social y de las Organizaciones de la UNED Ana Lisbona y Carolina Ferreira, además de con Juan Jiménez, también profesor de Psicología Social y una investigadora mexicana.

 

El objetivo es analizar diferentes aspectos de la lactancia a través de variables psicosociales como la autoeficacia, que mide hasta qué punto una mujer se siente capaz de dar el pecho, según ha detallado Ana Lisbona, directora del Curso de Verano de la UNED ‘Lactancia materna y crianza’, que se desarrolla estos días en El Barco de Ávila (Ávila).

 

La investigación, ha explicado Carolina Ferreira, ha trabajado, desde el verano pasado, con mujeres que no son madres o tienen niños de más de dos años; con madres con bebés menores de dos años y con un tercer grupo de embarazadas.

 

Los primeros estudios, de carácter exploratorio, han servido a los investigadores para realizar un cuestionario-diagnóstico que cualquier profesional o madre pueda utilizar para abordar las cuestiones que pueden intervenir en la decisión de una madre de dar el pecho y durante cuánto tiempo.

 

La investigación ha abordado cuestiones como la percepción de los beneficios de la lactancia, la percepción de la imagen corporal y la influencia de las normas morales o la vergüenza por la exposición al público, así como la percepción de la relación con la pareja.

 

Entre las primeras conclusiones, los investigadores han determinado que en madres con niños, tanto mayores de dos años como menores o sin niños, la imagen corporal influye en la decisión de dar el pecho, de modo que cuanta más autoestima corporal tiene una mujer más tiende a dar el pecho y durante más tiempo.

 

En cuanto a la autoeficacia, que mide hasta qué punto tiene una mujer confianza en sí misma y en que la leche que va a dar a su bebé es lo mejor, también está relacionada con la imagen.

 

Estos primeros resultados se han obtenido de una muestra en la que ha predominado una mujer con estudios universitarios concluidos, del ámbito urbano.

 

Problemática


Una vez obtenidos los primeros resultados, se quiere replicar la investigación en España, donde las tasas de lactancia se encuentran “muy por debajo” de los seis meses recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha determinado Ana Lisbona, para quien “el fomento de la lactancia debería ser una prioridad”.

 

La directora del curso ha destacado las “múltiples ventajas” que tiene el dar el pecho a un niño, también desde el punto de vista del neurodesarrollo. “Los niños que toman el pecho son positivamente diferentes en estructuras cerebrales a los que no”, ha apuntado, matizando que los resultados de las investigaciones en este sentido muestran un desarrollo “mejor”.

 

La psicóloga ha abogado por “dar el poder a las madres”, para “que se crean eficaces”, pues “muchas veces, la lactancia fracasa por falta de apoyo”.

 

“No hay ninguna madre que no pueda dar el pecho”, ha resaltado, aunque las bajas tasas de lactancia persisten en España, tal vez porque la incorporación tras el parto es “muy rápida”, a los cuatro meses. También se puede deber a causas técnicas o a que la madre puede no querer dar el pecho.

 

Lisbona ha llamado la atención, en este sentido, sobre la “obsesión” que puede existir en torno a la lactancia en la actualidad, pero desde el punto de vista de la culpa que pueden sentir las madres que no dan el pecho. “Lo hacemos lo mejor que podemos y con todo el amor del mundo, pero si no se puede dar el pecho no pasa nada”, porque la leche materna es “muy buena”, pero hay “otras cosas” que acompañan a la lactancia que son “igual de buenas”.

 

Diferencias entre países


Por otra parte, la directora del curso ha resaltado las diferencias existentes entre países como España y los nórdicos, donde la lactancia es más prolongada, llegando a las recomendaciones de la OMS, debido, sobre todo, a que la baja maternal dura al menos un año, mientras que la concienciación avanza en España “poco a poco”, en parte gracias a la existencia de los bancos de leche, a los que se puede recurrir cuando una madre no puede dar el pecho y los niños son prematuros.

 

Con el Hospital 12 de Octubre, de Madrid, como referencia en bancos de leche, desde 2007 –unos años antes, nació el primer banco de leche en Palma de Mallorca-, en España hay siete unidades, aunque su existencia se está ampliando “poco a poco” por todo el territorio, frente a los “muchísimos” que hay en los países nórdicos.

 

Frente a estos casos, en países de Iberoamérica, donde los bancos de leche son inexistentes, se tiende a ver la lactancia como una práctica “de pobres”, debido, sobre  todo, a la fuerte presión de las marcas comerciales que han inundado el mercado con las ventajas de la leche de fórmula.

 

En este aspecto ha incidido la codirectora del curso, Carolina Ferreira, quien también ha llamado la atención sobre las relaciones de pareja y sexualidad durante la lactancia materna. “La pareja y su actitud con respecto a la lactancia pueden ser decisivas para que una mujer elija esta práctica o la leche de fórmula”, ha resaltado.