Primeros resultados esperanzadores para el proyecto Life+Enerbioscrub

Cuenta con la participación de Las Navas del Marqués a través de la sociedad Montes de las Navas S.A.

El proyecto LIFE+ ENERBIOSCRUB (Gestión sostenible de formaciones de matorral para usos energéticos), en el que participa Las Navas del Marqués a través Montes de Las Navas S.A., ha llegado a la mitad de su desarrollo y ya se empiezan a extraer los primeros resultados de las pruebas experimentales de recolección de matorral y las aplicaciones del mismo como combustible biomásico, tanto en redes de calor como en plantas de producción de bioelectricidad.

 

Los días 17 y 18 de mayo se reunió el comité de proyecto en las instalaciones del CEDER (Centro de Desarrollo de Energías Renovables) en Lubia (Soria), junto con el representante de la Comisión, para analizar el estado y los avances del mismo.

 

Por parte de Montes de Las Navas, el material recolectado y enfardado durante los primeros meses del año pasado fue procesado en forma de pellets y de astillas; los primeros se han quemado en la caldera de biomasa de la localidad, mientras que la astilla, por dificultades de alimentación en la planta de Las Navas, fue quemada en las instalaciones de biomasa de Cuéllar.

 

Señalan que tanto el poder calorífico como los datos de combustión de los pellets son muy satisfactorios, si bien algunos parámetros de emisiones se encuentran fuera de rango, aunque ello puede ser debido a la regulación de la caldera, puesto que no se cambiaron los parámetros de combustión respecto al combustible usual (pellets de madera de pino).

 

También se han probado combustibles a base de brezo en las instalaciones municipales de Fabero (León), con pellets previamente fabricados por Biomasa Forestal, otro de los socios participantes en el proyecto, con resultados similares.

 

En el caso del matorral de jara, recolectado en diversas zonas de la provincia de Soria, se han efectuado pruebas en la Planta de generación eléctrica con biomasa de Gestamp en Garray. Los parámetros de combustión son igualmente buenos, si bien en este caso, al tratarse de material sin densificar y con mucha fibra, los principales problemas se deben a los sistemas de alimentación de la caldera, que son fácilmente subsanables mezclando el material con otro tipo de astillas más uniforme.

 

En cuanto a la maquinaria de recolección, se estuvo viendo el trabajo realizado en un monte particular en Torretartajos (Soria), donde fueron procesadas más de 30 hectáreas de matorral de jara, con unos rendimientos aceptables y un resultado final muy bueno como tratamiento silvícola en una finca principalmente dedicada a la actividad cinegética.

 

Los próximos meses se continuará con las pruebas de combustión y los primeros datos de análisis de suelos, vegetación y fauna en las parcelas en las que se han realizado las actuaciones, con el fin de verificar los posibles impactos ambientales derivados del uso de la maquinaria y del desbroce.

 

De momento, valoran que estos resultados preliminares son "esperanzadores", por lo que en un futuro no lejano es posible que puedan valorizarse comunidades de matorral, tan extensos y tan peligrosos en algunas zonas como propagadores de incendios forestales, como un biocombustible alternativo a la tradicional madera de arbolado.