Primera final blanca para salvar la temporada

El FC Barcelona quiere aparcar cualquier tipo de duda con su tercera final consecutiva

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

 

El FC Barcelona y el Real Madrid disputarán este martes (21.00 horas/Canal+) el primero de los dos 'clásicos' de la semana, pero el de mayor importancia para ambos equipos, con el pase a la final de la Copa del Rey en juego, y donde los azulgranas contarán con el factor a favor de jugar en casa y del resultado de la ida en el Santiago Bernabéu.

 

La semana estará protagonizada por dos partidos de máxima rivalidad, pero realmente el de mayor importancia para ambos es el de mañana, ya que el del sábado en el coliseo blanco, dada la situación liguera de los de José Mourinho, no tiene tanta importancia y más cuando el martes siguiente se juegan su futuro en la Liga de Campeones en Old Trafford, en una situación similar a la del torneo del 'KO'.

 

Un mes después de empatar en la capital, donde el tanto de Raphael Varane dio 'vida' al conjunto blanco, el actual campeón tratará de finiquitar en su fortín otro buen resultado conquistado en Concha Espina, aunque está advertido de las últimas buenas prestaciones de su rival, sobre todo cuando viaja necesitado a la Ciudad Condal.

 

Así, el Real Madrid se agarra a sus dos últimas visitas ligueras, saldadas con un empate a dos y una victoria por 1-2, y la del año pasado en los cuartos de final coperos, donde también registró un empate a dos tantos tras ir perdiendo 2-0, resultados todos ellos que le clasificarían. De hecho, salvo en las Supercopas, que fueron dos 3-2 para los locales, las cuatro últimas visitas al Camp Nou las ha salvado con una victoria y tres empates.

 

Además, el conjunto madridista llega muy necesitado y, por lo tanto, más peligroso. Aparcada la Liga BBVA, donde está a 16 puntos de los de Tito Vilanova, la Copa del Rey se ha convertido en una de las tablas para salvar la campaña y no fiarlo todo a una 'Champions' donde, en caso de salvar el desafío del United, aún le quedarían todavía cuatro encuentros más para alcanzar la final.

 

En cambio, el Barça, con el título liguero muy bien encarrilado y con el marcador favorable, llegaría más 'relajado' a la cita, pero algunas dudas han aparecido en sus filas tras perder inesperadamente por 2-0 en San Siro ante el Milan en la 'Champions' y de pasar muchos apuros el pasado sábado en casa ante el Sevilla, al que acabó derrotando por 2-1, por lo que eliminar al gran rival, y con victoria, serviría para poner fin a cualquier tipo de debate.

 

Villa y Kaká aspiran a ser titulares

 

Y es que ambos equipos aprovecharon el pasado fin de semana para pensar en este partido y las rotaciones hicieron acto de presencia en sus choques. El Real Madrid sufrió para ganar en Riazor, donde ni siquiera viajaron Xabi Alonso y Karim Benzema y donde Mesut Özil, Cristiano Ronaldo y Khedira fueron suplentes, mientras que el FC Barcelona dio descanso a Xavi, Busquets, Jordi Alba, Cesc y Puyol.

 

Pero los dos partidos trajeron también buenas noticias para ambos. En el bando 'culé', David Villa volvió a marcar y resultar clave ante el conjunto hispalense, por lo que podría tener la oportunidad de ser titular ante un Real Madrid, donde el que llama a la puerta del once es la mejorada versión de Kaká. Cesc o Pedro, en el bando azulgrana, y Angel di María, en el madridista, podrían ser los sacrificados.

 

Estas dos podrían ser las principales novedades en unos onces que se presuponen los habituales. José Mourinho recuperará, salvo sorpresa, a Xabi Alonso, gozando de descanso por sus molestias de pubis, y a Karim Benzema, aunque el francés, en baja forma, podría empezar desde el banquillo y dejar su lugar a un Gonzalo Higuaín, tampoco a su mejor nivel, pero reforzado tras el tanto ante el Deportivo.

 

Atrás, a la espera de recuperar a Raphael Varane, el portugués tendrá que decidir la pareja de Sergio Ramos, ausente en la ida, después de que el francés fuera el elegido en detrimento de Pepe para la ida ante el Manchester United, pero con más papeletas ahora para el luso.

 

En el bando de los de Jordi Roura, donde Adriano parece haberse recuperado de sus problemas musculares y Pinto debería ocupar la portería, Carles Puyol volverá al centro de la zaga junto a Gerard Piqué, y lo mismo que Xavi y Busquets para formar el 'tridente' en el centro del campo junto a Andrés Iniesta.

 

Arriba, Leo Messi, menos espectacular en los dos últimos partidos y que no estuvo demasiado bien en la ida, se presta para el enésimo duelo personal con Cristiano Ronaldo, que ha marcado en sus últimas visitas al Camp Nou. Sus equipos les necesitan para salir airosos de este partido.