Preocupación por el deshielo, que puede aumentar con la subida de temperaturas y prolongar las crecidas

Uno de los municipios de la ribera afectados por la crecida del Ebro

El subsecretario del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Jaime Haddad, ha señalado que la preocupación actual es que las inundaciones se sumen con un "mayor deshielo" causado por el ascenso de las temperaturas y "se prolongue la situación de dificultad" en la cuenca del Ebro.

En declaraciones a los medios tras reunirse con las organizaciones agrarias, ha asegurado que restaurar la zona "no va a ser un problema de medios" y que el Ejecutivo está esperando a que el río permita entrar.

Haddad ha explicado que "el problema concreto" en el Ebro es la magnitud de los cauces tras las precipitaciones de nieve y agua de las últimas semanas y esto "dificulta mucho" la entrada de las labores de restauración, reparación y limpieza.

"Tenemos que esperar a que el río nos deje actuar. En cuanto el río nos lo permita se van a desplegar todos los medios que sean necesarios para hacer cuanto antes", ha indicado.

Además, ha precisado que el Gobierno no va a declara la situación de zona catastrófica porque esa figura ya no existe, sino que ha sido sustituido por un Real Decreto Ley como el aprobado por el Ejecutivo el pasado viernes cubrirá los daños porque incluye su "posible ampliación" precisamente porque la situación actual no permite "dimensionar bien la magnitud de los daños" ni las obras necesarias para devolver la zona a la normalidad.

En la actualidad, ha asegurado que con los 71 millones que gestionará el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, se responde a los daños que hoy se conocen y lo que se sabe que hay que hacer.

"Un Real Decreto Ley que parte de 100 millones y de los que se destinan 71 a para restauraciones y afecciones competencia de este ministerio, quiere decir que los mayores daños se han producido en las cuencas hidrográficas", ha comentado.

Además, ha confirmado que hasta la fecha se ha recibido las solicitudes de las organizaciones agrarias y hay insistido en que hay "un compromiso" por parte del Gobierno y Ministerio para devolver la normalidad sobre las zonas afectadas.

DESGLOSE DE AYUDA

En concreto, de los 71 millones de euros, un total de 43,5 millones se destinarán a reparar los daños en el dominio público hidráulico. Para restablecer las zonas a su estado normal en la cuenca del Ebro se destinarán 24,4 millones de euros, mientras que a la cuenca del Duero se destinarán 11 millones de euros para reparación de daños; 3,6 millones a la cuenca del Miño-Sil y otros 4,5 millones de euros a la cuenca del Cantábrico.

Asimismo, 21,5 millones de euros se emplearán en reponer los daños ocurridos en el dominio público marítimo terrestre y los otros 5,1 millones de euros se van a dedicar a la reparación de daños en caminos rurales.

Por otro lado, el decreto aprobado por el Gobierno establece que aquellos agricultores que todavía no habían suscrito el seguro agrario, porque aún no había comenzado la siembra de sus cultivos, pero que lo habían suscrito en la última campaña, también serán indemnizados ya que se considerará como si lo hubiesen suscrito.