Posicionamiento claro de las administraciones en pro de las condiciones laborales de los trabajadores de Elgorriaga

Para IU “resulta indecente que una empresa pretenda incrementar sus beneficios bajo la precarización de las condiciones laborales de sus trabajadores”, señala Montserrat Barcenilla, que recuerda que la misma recibió una ayuda de dos millones de euros desde la Junta de Castilla y León.

 

“Indecente”. Así califica Montserrat Barcenilla, portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, todo lo que está ocurriendo en las últimas semanas en torno a la empresa Elgorriaga, una factoría que ha presentado en los últimos días al comité de empresa una rebaja salarial  y una ampliación de la jornada laboral a los siete días de la semana. “Resulta una indecencia tanto la propuesta como la propia base sobre la que se está impulsando” señala Montserrat Barcenilla, que reclama un “posicionamiento claro y contundente desde las distintas administraciones bajo la responsabilidad que las mismas tienen de velar por las condiciones laborales de sus ciudadanos”.


Y es que para Izquierda Unida “resulta una absoluta vergüenza que una empresa pretenda incrementar sus beneficios bajo la precarización de las condiciones laborales de sus trabajadores”, empleados “que recordemos vienen asumiendo desde hace años los sacrificios y esfuerzos que se les han exigido en pro del mantenimiento y la continuidad de esta factoría en Ávila”. Y es que para Montserrat Barcenilla “no se puede pretender que una empresa que reconoce, antes del cierre del ejercicio económico del 2013, el incremento de los beneficios mensuales de 300.000 euros al millón de euros, pretenda un cambio de las condiciones laborales por las que sus empleados pasarán a trabajar  siete días a la semana bajo una nómina cerca al Salario Mínimo Interprofesional”.


Montserrat Barcenilla tiene claro que “aunque la ayuda económica que en su momento le concedió la Junta de Castilla y León, de dos millones de euros, únicamente estaba condicionada al mantenimiento de los puestos de trabajo, no es óbice para que desde la administración regional se de la espalda al mantenimiento de unas condiciones dignas de trabajo”. Por otra parte desde el grupo municipal de Izquierda Unida se advierte que “bajo la excusa del mantenimiento de los puestos de trabajo o la obtención de mayores beneficios no se puede aceptar cualquier premisa. Que Ávila sea la provincia de Castilla y León – el 34% - con un mayor porcentaje de asalariados que no superan el SMI (645 euros) no es una buena noticia para la economía local que bajo dicha premisa no podrá recuperarse”.