Portugal y Cristiano buscan la gloria que se les niega

Cristiano Ronaldo, capitán y líder de Portugal

La selección de Portugal busca en su décima participación en una Eurocopa y en un asequible grupo con Austria, Islandia y Hungría dar al fin la campanada en el torneo continental.

 

 

FICHA TÉCNICA

 

-Participaciones en Eurocopas: Diez (1960, 1968, 1972, 1984, 1996, 2000, 2004, 2008, 2012 y 2016).

 

-Títulos: Ninguno.

 

-Mejor resultado: Subcampeón (2004).

 

-Palmarés: --.

 

-Cómo se clasificó: Primera del Grupo I.

Lejos de los apuros de clasificación para las últimas citas mundialistas, en la que se vio obligado a jugarse en pase en las repescas, el combinado luso avanzó al torneo continental como sólido líder del asequible Grupo I, con siete puntos de ventaja sobre Albania y por delante de Dinamarca, Serbia y Armenia.

 

Una vez más, la estrella madridista volvió a ser el baluarte 'tuga' y con cinco goles -de los once en total-, fue el máximo anotador de los suyos en la fase de clasificación que la selección portuguesa finalizó con siete victorias y una única derrota, la sufrida en la primera jornada ante Albania y que supuso el fulminante despido de Paulo Bento.

 

Bajo la dirección de Fernando Santos, la 'Seleção das Quinas' ('Selección de los Escudos') recuperó la fiabilidad, aunque el técnico lisboeta todavía debe lidiar con un esquema que le ha dado más de un quebradero de cabeza. El tradicional 4-3-3 recurrido de Bento parece ahora en cuestión debido a la ausencia de un '9' puro de garantías.

 

Y que es desde la marcha del exdeportivista Pauleta, Portugal no ha vuelto a encontrar un hombre de garantías para la posición de delantero centro, ni siquiera con Éder, jugador del Lille que engrosa la lista para Francia y que llega para suplir el hueco que deja Hugo Almeida, que no se ha asentado en ninguno de los tres equipos en los que ha militado en el último año -Kuban Krasnodar, Anzhi y Hannover 96-.

 

A pesar de ello, el gol parece garantizado con la presencia de dos delanteros móviles como el madridista Cristiano Ronaldo y el incombustible Nani, a los que se une también otro habitual, Ricardo Quaresma. En un más que probable 4-4-2 para el campeonato, los dos primeros serán fijos.

 

Las bajas por lesión serán también otro punto a superar por el seleccionador portugués. Santos ha tenido que dejar fuera al exmadridista Fábio Coentrão (Mónaco), al extremo derecho Bernardo Silva (Mónaco), al centrocampista del Zenit Danny y al mediocentro del Atlético de Madrid Tiago Mendes.

 

En su equipo, mezcla veteranía atrás con el madridista Pepe y Bruno Alves, juventud, representada sobre todo en el mediocentro Renato Sanches, que con 18 años y con el crédito de su reciente fichaje por el Bayer centra parte de las miradas, y talento (João Moutinho o André Gomes), todo para unirse a la 'pegada' de Cristiano.

 

Con este rejuvenecido grupo, la 'verde-amarelha' buscará al fin un golpe de efecto y pelear por una final que hace cuatro años le negó en los penaltis España. Nada comparable con el drama de su 'generación de oro' que en 2004, cuando ejercía como anfitriona, perdió la final ante la sorprendente Grecia. Doce años después de aquella tragedia nacional convertida en fado, de fatalismo y dolor, busca cicatrizar al fin las heridas. Es la hora de ir 'às armas'.

 

CR7 O EL ARTE DEL LIDERAZGO

 

Si una garantía posee Portugal, con un grupo que debe aclimatarse, es que siempre hay alguien que sostiene las 'armas'. Animal competitivo donde los haya, Cristiano Ronaldo (Funchal, 1985) llega con la vitola de campeón de Europa tras imponerse el pasado 28 de mayo en la final de la 'Champions' al Atlético de Madrid, en una competición en la que anotó 16 tantos y donde las informaciones dicen que jugó 'tocado' como hace dos años.

 

El de Madeira intentará aprovechar este tiempo para ponerse a tono y estar a su mejor nivel para seguir acercándose a su cuarto Balón de Oro, una carrera personal en la que compite con el barcelonista Leo Messi, que competirá al otro lado del Atlántico en la Copa América.

 

Hace dos años, en el Mundial de Brasil, pasó desapercibido con un único gol, pero mejor lució en Polonia y Ucrania, donde marcó dos tantos decisivos ante Holanda en la fase de grupos y el gol de la victoria ante la República Checa para lograr el pase a semifinales. Este año ha vuelto a superar los 50 goles anotados y sus problemas físicos de final de temporada no harán mella en su espíritu insaciable y competitivo en su cuarta Eurocopa donde espera guiar a su país hacia el éxito.

 

FERNANDO SANTOS, A REPETIR LA EXPERIENCIA HELENA

 

A pesar de que afronta su primera gran cita dirigiendo a Portugal, Fernando Santos (Lisboa, 1954) goza de experiencia en fases finales, después de llevar a la selección de Grecia hasta cuartos de final de la Eurocopa de 2012 -donde cayó ante Alemania- y hasta octavos -por primera vez en su historia- en el Mundial de Brasil, una ronda en la que la revelación Costa Rica les apeó en los penaltis.

 

El duelo ante los 'ticos' fue precisamente el último al mando del combinado heleno, aunque estuvo poco tiempo sin trabajo. En septiembre de 2014, la "vergonzosa" derrota ante Albania, calificada así unánimemente por la prensa lusa, precipitó la destitución de Paulo Bento y su llegada.

 

Fue el comienzo del despegue portugués; los siete partidos restantes de la fase clasificación los solventó con triunfo. En total, diez victorias y cuatro derrotas en el comienzo de su aventura al frente de 'Os navegadores', a los que aspira a dar un éxito redentor bajo la batuta de Cristiano.

 

Tras su breve paso por los terrenos de juego -nueve años-, Santos dirigió a Oporto, Sporting de Lisboa o Benfica en Portugal y a AEK Atenas, Panathinaikos o PAOK de Salónica en Grecia, convirtiéndose en una referencia en los dos extremos de Europa.

Noticias relacionadas