¿Por qué y hasta cuándo?

La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila se pregunta "por qué nuevamente el Gobierno de España (de distinta ideología al de legislaturas precedentes) relega a esta provincia y a su capital en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado"

COMUNICADO DE LA CÁMARA DE COMERCIO E INDUSTRIA DE ÁVILA EN RELACIÓN A LOS PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO

 

Al igual que durante los gobiernos socialistas Ávila fue discriminada y coartada en sus opciones de crecimiento y desarrollo, no se llega a comprender por qué bajo un Gobierno apoyado mayoritariamente por los ciudadanos abulenses –cuyo partido gobierna la administración regional, provincial, el ayuntamiento de la capital y la mayoría de los ayuntamientos de nuestros pueblos- por tercer año consecutivo frena las aspiraciones de poder contar con la ayuda necesaria para superar la gravísima crisis económica que afecta a todos los sectores económicos y sociales de una población leal con sus representantes políticos.


No existe justificación técnica ni política para que las cuentas del Estado ni tampoco las de la autonomía (a expensas de conocer el alcance real de éstas últimas) provoquen tanta desilusión y desasosiego en quienes optaron por hacer de Ávila su lugar para vivir, hacer negocios y procurarse su medio de vida al observar cómo, año tras año, provincias limítrofes con menor compromiso político son mejor tratadas en los PGE dotándolas de infraestructuras y equipamientos que están provocando una migración de la población abulense a esos territorios con mayores y mejores expectativas.


Ya no caben más excusas ni demoras en los compromisos políticos con Ávila y la Cámara de Comercio se pregunta hasta cuándo va a seguir esta discriminación.


Ser la quinta provincia a nivel nacional con una mayor bajada de la inversión del Estado significa señalar negativamente a Ávila en el mapa de España y, consiguientemente, relegar a nuestra capital y provincia a nivel europeo. Señalar de esta manera a Ávila es lapidarla en vida, hacerla escasamente atractiva a los inversores privados locales y foráneos, confiar poco en las potencialidades de esta tierra y sus ciudadanos, así como expulsarla del justo posicionamiento que debiera tener para iniciar la recuperación de la crisis económica.


Ávila no merece de sus dirigentes el trato que está recibiendo y nunca, por ninguno de sus gobernantes, se ha saldado el déficit que viene arrastrando desde el inicio de la democracia.


No hay palabras ni frases que por tercer año consecutivo justifiquen esta discriminación. Ni siquiera apoyándose en argumentos tales como la crisis económica, la necesidad de recortes o la falta de financiación que sí hay para otras demarcaciones territoriales, incluso para aquellas que constantemente amenazan con desestabilizar territorialmente nuestra nación. Si en 2014 el Gobierno y los expertos auguran el crecimiento económico, los capítulos presupuestarios dedicados a Ávila van en sentido contrario a esas afirmaciones.
La Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila considera muy insuficientes tanto las partidas en infraestructuras férreas como las del eterno proyecto del Prado en Ávila, donde además el contenido de dicho equipamiento es aún algo incierto.


Y respecto al resto de partidas, la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Ávila considera que son meras consignaciones presupuestarias que no favorecen ni la investigación, ni el desarrollo ni la innovación y que, por tanto, no favorecen la competitividad de Ávila como provincia en el contexto nacional y europeo.