Por qué procrastinar no es tan malo como piensas

Levantarte a comer algo cada poco rato, mirar el móvil cada vez que se enciende la lucecita o comentar a tus amigos en Facebook mientras trabajas es algo que hace todo el mundo... y te ayuda a despejar la mente. 

Procrastinar. Ese arte tan propio de las personas y a la vez tan odiado. Ese concepto que acompaña a los individuos cada vez que necesitan hacer algo productivo en sus vidas. Un verbo que de la mano de Internet y de un ordenador o móvil se vuelve prácticamente invencible.

 

En España, los ciudadanos dedican más de 2 horas al día a utilizar el 'smartphone', algo que aumenta hasta las 3 horas y media si hablamos de jóvenes entre 16 y 24 años. El uso de la tableta se sitúa en algo menos de una hora diaria de media y el PC o portátil en casi 2 horas y media, según un estudio de la consultora TSN, propiedad del grupo Kantar. En total, unas 5 horas si hablamos en términos generales, 6 horas en el caso de la franja de edad entre 16 y 24 años.

 

En lo relativo a las actividades digitales que realizan los españoles, la mensajería instantánea ha subido respecto al año anterior, mientras que mandar correos electrónicos, visitar blogs/foros y leer noticias online ha descendido ligeramente. El uso de redes sociales se mantiene estable, situándose en casi 2 horas diarias, según la consultora. Las principales redes sociales de conexión son WhatsApp, Facebook y Youtube y casi la mitad de las conexiones se realizan a través del 'smartphone'.

 

¿Qué reflejan estas cifras? Que pasamos mucho tiempo enganchados al móvil, ordenador e Internet. Consultar las redes sociales mientras se espera alguien o a algo, leer el periódico online yendo en transporte público, navegar sin rumbo fijo por la red en cuanto se coge el PC y desaprovechar los minutos viendo vídeos de gatitos graciosos y monos son actividades de nuestra vida diaria. O sino que levante la mano el que no haga al menos una de estas cosas una vez al día. Internet, las nuevas tecnologías y procrastinar son mejores amigos.

 

¿Quieres saber qué opciones tienes para hacer el vago un rato? ¿Buscas sacar a relucir tu talento oculto de no hacer nada? Aquí van algunos trucos para perder el tiempo en Internet de manera óptima. La procrastinación es lo mejor - al menos en el momento en que la llevas a cabo - y quien diga lo contrario, miente.

 

¿VAS AL BAÑO? NO TE OLVIDES DEL MÓVIL Y DEL CANDY CRUSH

 

¿Quién no se lleva el teléfono móvil al baño hoy en día? Levantad la mano sin miedo. Nadie, ¿no? Estaba claro. El mejor acompañante para ir al servicio es sin duda alguna el teléfono móvil, más aún cuando tienes instalado el Candy Crush y puedes echarte una partidita.

 

Después de un rato estudiando o trabajando te mereces poder ir al baño a gusto. ¿Que te tienes que pasar 10 minutos sentado en la taza para pasarte ese nivel que te trae por la calle de la amargura? Te lo pasas y no se hable más. Ya le dirás a tu jefe que estabas indispuesto o ya seguirás estudiando después, que los apuntes no se van a ningún lado.

 

MIRA EL CORREO UNA Y OTRA VEZ

 

Estás tan tranquilo haciendo tus cosas cuando decides que es un buen momento para mirar el correo electrónico. Ya sea en el ordenador o en el móvil, lo importante es cerciorarse de que no hay ningún tema que reclame tu atención inmediata y que haya sido avisado por correo, algo muy habitual en cosas de importancia.

 

Abres tu sesión o la aplicación y miras tu bandeja de entrada. Aquí puede ocurrir dos cosas: uno, que tengas con un poco de suerte algún email que necesite contestación o que no. Lo más probable es lo segundo, para qué engañarnos, pero la procrastinación no se acaba aquí. Para nada.

 

Es momento de alargar el asunto; unos segundos no son suficientes para pasar un tiempo necesario (o no) de relax. Hay que buscar algo alternativo en el correo y qué mejor que recargar la página una y otra vez, ponerte a ordenar tus carpetas y revisar algunos mails de tu bandeja de entrada.

 

¿EL MAIL NO HA SIDO LO TUYO? PRUEBA CON LAS REDES SOCIALES

 

¿Quién no se ha parado mientras estaba trabajando, estudiando o haciendo algo importante a mirar un minutito las redes sociales? Raro será que salga alguien a relucir. El problema no es mirar un minuto las redes sociales, el problema es todo lo que conlleva.

 

Entrar en Twitter y echar una ojeada rápida a la pestaña de inicio, pasando los tuits de forma rápida es genial para tomarte un respiro y que tu productividad no decaiga. Ya si hablamos de recargar la página una y otra vez para ver tuits nuevos o pulsar en tuits para ver si hay alguna respuesta interesante es otro tema. Pero, eh, que te quiten lo 'bailao'.

 

Luego está Facebook, esa red social tan amada y odiada al mismo tiempo. Amada porque puedes cotillear las vidas de la mayor parte de tu círculo cercano; odiada porque no paras de recibir invitaciones para el Candy Crush y estás harto. Tanto si te centras en uno u otro aspecto, piensa siempre en positivo: estarás perdiendo el tiempo sabiéndote al dedillo la vida de los demás y bloqueando a gente. No hay nada más bonito en esta vida.

 

Si con eso no has tenido suficiente, también puedes echar un ojo a tu cuenta de Snapchat, ya sea mirando rápidamente - o durante una hora, como tu creas conveniente - las historias de la gente o subiendo algún 'snap' curioso de tu comida, de tu cara de aburrimiento o postureando porque tienes muchas cosas que hacer y estás agobiado.

 

COTILLEAR Y CONTARLO POR WHATSAPP, BUENA COMBINACIÓN

 

Te has encontrado por Facebook que la hija de tu vecina está embaraza y obviamente se lo tienes que contar a alguien. O que Pepe y Ana se han casado y no te han invitado a la boda. ¿Que tu compañero de trabajo sube una foto en la playa cuando se suponía que estaba malo? Para todo esto de cotillear y mucho más, WhatsApp es tu mejor aliado.

 

Obviamente todos estos temas requieren una atención especial. Da igual lo que sea que estés haciendo, aunque te acabes de poner porque te has tirado 15 minutos mirando el mail y las redes sociales, lo tienes que contar y has de hacerlo ya.

 

MENSAJERÍA INSTANTÁNEA PARA SALVARTE

 

Además de para informar como Radio Patio, WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger, todos ellos servicios de mensajería instantánea, también están para salvarte en un momento de mucho trabajo o en el que no puedas más del aburrimiento.

 

Echar un ojo a tus grupos y poner algún 'jajaja' o contestar alguna conversación privada no suele llevar mucho tiempo, por lo que es buen momento para buscar ese contacto de la agenda al que nunca dices nada y ver qué tal lleva la vida. Ojo, que alguien puede pensar que esto es procrastinar, pero la realidad es que te estás interesando por el bienestar de una persona; es muy bonito por tu parte.

 

ENTRE TEMA Y TEMA, UNA PARTIDITA A LO QUE SEA

 

Ser 'gamer' y estudiante es lo mejor que le puede ocurrir a alguien. En esos momentos de estrés antes de la semana de exámenes, cuando estás estudiando sin parar porque no has pegado un palo al agua el resto del tiempo, lo que mejor sienta es una partida al juego que sea. Pero solo una, ¿eh? Que nos conocemos.

 

Aquí tampoco hay que comerse mucho la cabeza para perder el tiempo de la mejor manera posible. Métete en tu biblioteca de Steam, Origin o Battle.net y escoge, que algo tendrás seguro. Siempre vas a tener la opción de echarte una partida rápida a Rocket League o al Overwatch, pero si crees que eso no es suficiente, siempre puedes decantarte más por un LoL, un Dota o por pasarte un episodio de Life is Strange. La elección es tuya, siéntete libre de procrastinar como mejor te parezca.

 

¿LA CLAVE? VÍDEOS DE GATITOS Y DE BEBÉS

 

Internet está repleto de vídeos de gatitos y de bebés o niños pequeños haciendo cosas tan monas que morirás de amor y dulzura. No suelen ser vídeos muy largos, como mucho dos minutos, ¿qué daño pueden hacer?

 

La respuesta es ninguno. Nadie puede resistirse a ver uno de estos vídeos cada vez que aparecen por su Facebook o Twitter, e incluso a buscarlos en Youtube. Y como duran poco y dejan buen sabor de boca, qué mejor que ver después otro y otro. Está todo calculado.

 

Es más, cada vez que veas uno de estos vídeos, recuerda pásarselo a la gente. Compártelo en tu muro o envialo por WhatsApp: el mundo te lo agradecerá y tu habrás perdido un poco más el tiempo mientras trabajas o estudias.

 

LEVÁNTATE CADA POCO TIEMPO A POR COMIDA

 

Si trabajas desde casa o estudias, un hecho universal es que te tienes que levantar cada 10 minutos a por comida. Si buscas procrastinar en una oficina, esto puede ser un poco más complejo, pero siempre te quedará acercarte a la máquina de comida.

 

¿Quién dice que picotear entre horas es malo? Nadie, todo son ventajas: comes y estás un tiempo posponiendo tus quehaceres. Quizá pueda suponer un pequeño problema el hecho de que no haya nada interesante en la nevera, pero da igual, tu sigue levantándote y abriendo el electrodoméstico por si acaso aparece algo de comida apetecible por arte de magia.

 

MIRA UNA Y OTRA VEZ LAS APLICACIONES DE TU MÓVIL

 

Esto es como la comida. ¿Que no hay nada que te interesa? Sigue mirando las aplicaciones, paseándote por el menú hasta que des con algo. Lo importante es que te entretengas unos segundos (o minutos), nadie dice que tengas que mirar algo interesante.

 

Tu piensa que la aplicación del tiempo siempre va a estar ahí, igual que el calendario o el reloj. Elige sitios aleatorios para ver si hace frío o calor, así como para saber qué hora es y mira una y otra vez tus citas o eventos de la próxima semana. Con esto además de procrastinar un rato, también te culturizas: vas a quedar como el amo delante de tus amigos en cuanto les digas que sabes el tiempo que hace en Sri-Lanka. 

Noticias relacionadas