Podemos huele a remontada para aprovechar el bajón de Pedro Sánchez

Pablo Iglesias valora los resultados de las elecciones

"Se huele, se siente, se nota la remontada", es una de las frases más repetidas por el candidato a la Moncloa de la formación morada en los mítines.

 

APROVECHANDO EL TIRÓN DE COLAU, OLTRA Y BEIRAS

  

No obstante, Iglesias no sólo se sirvió de la visibilidad que le dio participar, por primera vez, en la recepción oficial celebrada como cada año en el Congreso, sino que también aprovechó ese mismo domingo por la tarde para compartir escenario --aunque de forma virtual-- con sus socios de las alianzas territoriales Xosé Manuel Beiras (Anova), Ada Colau (En Común) y Mónica Oltra (Compromís).

  

Podemos es consciente del tirón que estas fuerzas representan en sus respectivos territorios (Galicia, Cataluña y Comunidad Valenciana) y por ello está concentrando allí gran parte de sus esfuerzos esta campaña, principalmente en Barcelona --donde ha estado ya tres veces-- y en Comunidad Valenciana, donde además del mitin del pasado viernes en Alicante, cerrará campaña en Valencia el próximo día 18.

  

De hecho, el 'derecho a decidir' que defienden tanto Colau como Beiras se ha convertido en una de las claves del discurso de Podemos, partido que incluso lleva en su programa la necesidad de garantizarlo en la Constitución. Fue precisamente en Barcelona este miércoles cuando Iglesias aprovechó para concretar que, si llega al Gobierno, promoverá la celebración de un referéndum en Cataluña antes de 2017.

Podemos llega al ecuador de la campaña electoral de las generales del 20 de diciembre en uno de sus momentos más dulces, después de unos meses duros por su continua bajada en las encuestas y su mal resultado en las catalanas de septiembre. El contacto con los simpatizantes en los mítines, los debates electorales y el tímido repunte en las encuestas han contribuido a que el partido de Pablo Iglesias afronte la segunda semana de campaña convencido de que está "remontando" y decidido a arrebatare al PSOE una parte del electorado "socialista de corazón".

  

"Se huele, se siente, se nota la remontada", es una de las frases más repetidas por el candidato a la Moncloa de la formación morada en los mítines que esta primera semana le han llevado a recorrer España de punta a punta, desde Zamora, donde pegó el primer cartel --en compañía de su padre--, hasta este domingo en Madrid, pasando por Cádiz, Málaga, Barcelona, Baleares, Canarias, Alicante y Zaragoza.

  

Además del contacto directo con los simpatizantes --contexto en el que Podemos, 'hijo' del 15M, se siente especialmente cómodo--, la participación de Iglesias en el debate a cuatro del pasado lunes supuso una inyección de optimismo para Podemos ya que, según la mayoría de las encuestas y los análisis posteriores, su líder fue uno de los que mejor parado salió del 'rifirrafe', frente a sus dos competidores directos: El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Ciudadanos, Albert Rivera.

  

Esta situación ha sido utilizada por Podemos para volverse a reivindicar, ante los "votantes socialistas de corazón", como el verdadero "voto útil" para combatir la corrupción y los recortes y para no traicionar sus principios. De hecho, el partido llegó a sugerir en un vídeo electoral que el fundador del PSOE, Pablo Iglesias, votaría hoy al partido morado.

  

Así, el Pablo Iglesias de Podemos ha convertido en eje de su discurso estos días la acusación al PSOE de que, "desgraciadamente", su comportamiento en campaña no es el mismo que cuando gobierna. Así se lo trasladó directamente a Sánchez en el mencionado debate, a quién también le confesó su "sensación" de que "manda poco" en el PSOE, porque aunque se ha "esforzado" por "renovar" el partido, "no lo ha logrado".

 

LLENO EN EL PALMA ARENA, "CONTRA LA CORRUPCIÓN"

  

Podemos ha tratado también esta semana de sacar pecho como adalid de la lucha contra la corrupción, frente a los "viejos partidos" con numerosos casos de corrupción a sus espaldas. "Pero el problema no es que sean corruptos, es que lo han hecho mal, es que han sido terriblemente ineficaces", añadía no obstante Iglesias en un abarrotado Palma Arena, símbolo de la corrupción en Baleares, donde ofreció uno de sus mítines más multitudinarios esta semana.

  

En cuanto a Ciudadanos, con quien Podemos sí se podría poner de acuerdo en lo que tiene que ver con la regeneración democrática --según ha confirmado Iglesias--, el partido ha centrado sus críticas esta semana en denunciar la supuesta estrategia que según el líder del partido morado se está fraguando para que el PP cuente con el apoyo de Ciudadanos para gobernar tras el 20 de diciembre.

  

La denominada 'Operación Menina' --el nombre que Iglesias asegura haber leído en blogs y artículos de opinión-- pasaría por que el actual presidente del Gobierno y candidato del PP, Mariano Rajoy, diera un paso atrás si gana y dejara a su número dos por Madrid, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, presentarse a la investidura para ser Jefe del Ejecutivo, a cambio del apoyo del partido naranja.

  

La formación morada también aprovechó la celebración del Día de la Constitución el pasado domingo --que este año ha caído en plena campaña-- para vender su 'reforma constitucional', basada en cinco ejes, y para reivindicar la necesidad de aprovechar el 20 de diciembre para abrir "una nueva Transición" que renueve el pacto de 1978, algo que sólo se conseguirá, a su juicio, si llegan al Parlamento pero también a la Moncloa.