Piden 11 años de prisión para el exdirector del Centro Niemeyer por irregularidades en la gestión

Al parecer Natalio Grueso realizó gastos "personales y de ocio" para él y su familia a cargo de la Fundación.

La Fiscalía del Principado de Asturias solicita 11 años de prisión y multa de 24.000 euros para el exdirector General del Centro Niemeyer, Natalio Grueso, por presuntas irregularidades durante su etapa en el centro cultural asturiano.

 

El Ministerio Público le pide la pena de 6 años de prisión, accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena e inhabilitación absoluta para cualquier contrato con las administraciones públicas o entidades del sector público por tiempo de 10 años, y multa de 9.600 euros por los delitos continuados de malversación en concurso medial con el continuado de falsedad.

 

La pena de 3 años de prisión por el delito continuado societario, accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y multa de 7.200 euros.

 

Y la pena de 2 años de prisión por el delito de insolvencia punible, accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y multa de 7.200 euros.

 

En la causa de las presuntas irregularidades en la gestión del Niemeyer están investigados: Natalio Grueso, exdirector general del complejo cultural; J. P., exmujer de natalio Grueso; J. M. V. R., el empleado de la agencia de viajes de El Corte Inglés; el exdirector de producción, Marc Martí, y José Luis Rebollo, exsecretario de la Fundación.

 

La fiscalía pide para la exmujer de Natalio Grueso, J.P., la pena de 2 años y 6 meses de prisión por un delito continuado de malversación; para J.M.V.R., trabajador de Viajes el Corte Inglés la pena de 8 años de prisión y el pago de 15.000 euros de multa por los delitos continuados e malversación en concurso con el continuado de falsedad y el delito de estafa.

 

Para el exsecretario de la Fundación, José Luis Rebollo, la Fiscalía solicita la pena de 2 años y 3 meses de prisión por el delito continuado societario y el pago de una multa de 7.200 euros y para el exdirector de producción, Marc Martí, pide la pena de 1 año y 6 meses de prisión por un delito de malversación.

 

LA TRAMA

 

El Fiscal sostiene que Natalio Grueso se encargó personalmente de toda la gestión de la incipiente Fundación, al contar hasta finales del año 2011 principios del 2012, con la absoluta confianza de tal órgano que, "en dejación de unas correctas funciones de supervisión y control económico, solo prestó atención a las de carácter cultural de las que se daba cuenta en las reuniones del Patronato".

 

"Sabedor de tal falta de supervisión y control económico, Grueso sirviéndose de la ayuda y colaboración del trabajador de Viajes de El Corte Inglés realizó durante toda su gestión, una serie de gastos, unos totalmente ajenos al fin de la Fundación, por ser eminentemente de tipo personal de ocio, y en todo caso, ajenos al objeto de la misma, y otros, de dudosa vinculación, que cargó al presupuesto de la Fundación", sostiene la Fiscalía.

 

No obstante, a fin de que las facturas y demás documentos acreditativos de los gastos, no reflejasen ni su auténtica finalidad, ni la fecha y costes globales, la Fiscalía afirma que se concertó con el trabajador de El Corte Inglés para crear, unas veces facturas totalmente falsas y, otras, con alteración sustancial de sus conceptos, lo que permitía que unas no se reflejasen en las cuentas anuales y, otras, se reflejasen bajo conceptos ficticios.

 

En el escrito, la Fiscalía aporta facturas por servicios de viajes realizados por la exmujer de Natalio Grueso, sin que la misma tuviese vínculo laboral alguno con la Fundación, que encubrían viajes de naturaleza personal y basados únicamente en su condición de esposa. Algunos de esos viajes tienen destinos como Nueva York (en varias ocasiones), Atenas, Qatar, Lisboa, Paris, Venecia, México, entre otros.

 

Además también existen facturas de viajes de Natalio Grueso con su madre y su abuela, al sur de Portugal, a Niza, a Barcelona y a Sevilla. En algunos de esos viajes tenían a disposición un chófer de la Fundación.

 

La Fiscalía aporta también facturas de servicios de viajes realizados por personas ajenas laboralmente con la Fundación, sin que vayan acompañados por persona alguna con vinculación a ésta, y basados únicamente en su condición de familiares o amigos de personal de la Fundación o del secretario del patronato.