Pesadilla en la marquesina: La espeluznante broma de Chucky

A los amigos de las emociones fuertes les puede encantar esta cámara oculta pero para el resto de los mortales, y sobre todo para las víctimas, fue una pesada broma que acabó con momentos de pánico.

Un programa brasileño decidió ocultar a un actor disfrazado del Muñeco Diabólico, Chucky, en la marquesina publicitaria de una parada de autobuses. En un momento dado, las luces comienzan a parpadear y el pequeño asesino rompe el cristal con un cuchillo y se lanza a la persecución de sus víctimas.

 

Como se puede imaginar, el terror de los que están esperando el autobús es más que evidente. Además, no se salva nadie: ni jóvenes, ni gente mayor paseando a las mascotas, ni tan siquiera un par de niños que acompañan a su madre. Eso sí, por la velocidad de las carreras se puede constatar que todas las víctimas están en bastante buena forma física.