Personas tóxicas, detéctalas y aléjalas

Foto: EP

Son aquellas que generan unas relaciones complicadas, que buscan la confrontación y que a fin de cuentas resultan ser personas nocivas para el desarrollo y bienestar. Ser capaces de reconocer a las personas toxicas, y tener la habilidad de tratar con ellas o bien alejarnos de ellas es esencial para nuestro bienestar.

El ser humano es un ser social por naturaleza, las relaciones con los demás son parte importante de su vida. En nuestro día a día interactuamos y nos relacionamos con muchas personas. Esa interacción con los demás, constituye nuestra vida social que es muy importante para el bienestar de las personas. Unas relaciones sanas y enriquecedoras serán fuente de aprendizaje y desarrollo y en cambio unas relaciones insanas, interfieren en nuestro bienestar y desarrollo. 

 

Las personas tóxicas: aprende a reconocerlas en tu entorno

 

Probablemente, a lo largo de la vida habremos tenido muchas relaciones con otras personas, algunas más intensas que otras, algunas importantes y otras no. Si analizamos las diferentes relaciones, seguramente recordemos o tal vez reconozcamos en nuestro presente, alguna persona tóxica que a pesar de mantener una amistad, y sentir afectos hacía ella nos genera daños y malestar. No nos referimos a conflictos esporádicos, en toda relación es natural que haya algún conflicto. Nos referimos a un daño, malestar, culpa, irritabilidad, miedos, etc. que se produce sin que haya conflicto y sin que nos percatemos de ello. Si has tenido alguna persona así en tu vida o la tienes ahora mismo, probablemente sea una persona toxica.

 

¿Por qué algunas personas son toxicas?

 

Lo primero que vamos a analizar es por qué algunas personas son tóxicas. Las personas pasamos por un proceso de desarrollo y aprendizaje desde el momento de nacer. En este proceso forjamos nuestra identidad apoyándola en la autoestima y el autoconcepto, y definimos nuestra forma de pensar, de sentir y de actuar. Las experiencias vividas y la manera de interpretar y sentir esas experiencias serán cruciales para el desarrollo y la formación de la identidad.

 

En este proceso algunas personas probablemente han interpretado daños e injurias, han vivenciado supuestas injusticias contra su persona, ciertas o no, y como mecanismo de protección de su yo han desarrollado una defensa extrema del mismo. De este modo se convierten en personas que en su interior, en su yo más verdadero tienen una gran carga y descontento consigo mismo y con los demás. Ese descontento se extiende como un veneno en su interior, una sustancia nociva que les devora por dentro.

 

Son personas que poco a poco desarrollan:

 

1.   Pensamientos negativos: ven problemas e injurias en todas partes.

 

2.   Distorsiones cognitivas: interpretan la realidad de manera sesgada, con creencias del tipo están todos contra mí, a los demás les pasan cosas buenas que no se merecen, etc.

 

3.   Hábitos y actitudes negativas.

 

Son personas que se desahogan, extendiendo sus hábitos negativos con todo el que se cruce en su camino.

 

Tipos de personas tóxicas

 

Una persona tóxica es una persona negativa que nos genera malestar o daño, existen diferentes tipos. A menudo la persona tóxica suele presentar varios de estos tipos.

 

1.   Envidioso. Es una persona que no es feliz con sus propios logros, cuando los demás consiguen algo, no podrá soportarlo ya que le recuerda su propio fracaso. Intentará boicotear los logros de los demás. Un envidioso busca aliados para poder descalificar los logros de los demás.

 

2.   Chismoso. Los chismosos son personas que normalmente tienen una vida vacía y han de llenarla con vivencias ajenas. Suelen hablar constantemente de los demás.

 

3.   Manipulador. Es la persona que manipula a los demás para conseguir sus objetivos. Disfruta desensibilizando a los demás.

 

4.   Pesimista. Aquella persona que todo lo ve negativo. El pensamiento negativo es la nota dominante.

 

5.   Socio-psicopata. Son personas muy peligrosas y altamente toxicas. Son personas que se mueven por las relaciones manipulando, y usando a los demás en su propio beneficio. Todos los demás cometen errores, excepto ellos mismos, no son capaces de ver los propios errores pero si los ajenos.

 

6.   Autoritario. Son personas que utilizan el miedo y las amenazas para que se cumplan sus deseos. Sería el típico amigo que se enfada si no haces lo que el quiere.

 

7.   Neurótico. Son personas inseguras que necesitan apoyarse en otros para ganar seguridad. Serán personas muy dependientes y siempre pedirán muestras de atención, son egoístas y harán cualquier cosa por llamar la atención.

 

¿Cómo reconocer a las personas toxicas?

 

Las personas tóxicas suelen ser manipuladoras, se sirven de la pena y nos hacen sentir culpables enganchándonos en sus redes. Reconocer a una persona tóxica puede ser complicado, por eso debemos prestar mucha atención.

 

-   Si te hace sentir mal, genera conflictos o algún tipo de daño con excesiva frecuencia.

 

-   A menudo te enfadas con ella, pero luego te da pena.

 

-   Presta atención a los diferentes tipos e identifica sus rasgos.

 

¿Cómo actuar con una persona toxica?

 

Si realmente estamos ante una persona tóxica solo tenemos dos opciones:

 

1.   Poner límites y no dejarnos intoxicar. Por ejemplo, con el chismoso evitaremos hablar de los demás, le cambiaremos de tema o diremos directamente que no nos interesa saber esas cosas.

 

2.   Alejarnos de la persona tóxica. Si aun poniendo limites, seguimos sufriendo las consecuencias de las personas tóxicas tal vez debamos alejarnos.