Perros y gatos, con chip y pasaporte obligatorio

La Junta publica la regulación que regirá para identificar animales de compañía. Estos son los requisitos obligatorios a partir de ahora.

La Junta de Castilla y León ha publicado este jueves la orden por la que se establecen las condiciones de identificación obligatoria de los animales de compañía, al tiempo que se regulan las campaña de lucha antirrábica y la desparasitación equinocócica en Castilla y León. Según la orden publicada en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) el objetivo de esta regulación es establecer las condiciones de identificación obligatoria de los animales de las especies canica y de félidos y hurones. Esta identificación consiste en un chip implantado en el animal y en un pasaporte.

 

Según el texto publicado, todo perro deberá estar identificado por procedimiento electrónico en el plazo máximo de 3 meses desde su nacimiento o antes de su primera adquisición; en gatos y hurones, la identificación por procedimiento electrónico sólo será obligatoria en el caso en que se les haya aplicado la vacunación antirrábica.

 

El responsable de la identificación será el propietario, responsable o tenedor de dichos animales. Los elementos que constituyen la identificación obligatoria son los siguientes:

 

  • El transpondedor o microchip conforme a la norma ISO 11784 que debe ser leído por un transceptor conforme a la norma ISO 11785.
  • La tarjeta identificativa emitida por la Base de Datos SIACYL.

 

El transpondedor (microchip) se implantará en condiciones de asepsia, por vía subcutánea en el lado izquierdo del cuello del animal o en la zona de la cruz, entre los hombros, cuando no sea posible la opción anterior. Los veterinarios que realicen la identificación estarán obligados a introducir los datos referidos en el artículo 4 apartado 3 en el plazo de 72 horas en la aplicación informática SIACYL y se emitirá la tarjeta identificativa.

 

Asimismo, los veterinarios que procedan a identificar un perro potencialmente peligroso, deberán informar al titular del mismo de la necesidad de solicitar licencia preceptiva para su tenencia. En aquellos casos en que el propietario, responsable o tenedor del perro no disponga de ella, los veterinarios identificadores deberán poner dicha circunstancia en conocimiento del Colegio Oficial de Veterinarios al que pertenezcan, quien dará traslado al Ayuntamiento que corresponda.

 

El documento de identificación tendrá el formato de un pasaporte conforme al reglamento europeo relativo a los modelos de documentos de identificación para los desplazamientos sin ánimo comercial de perros, gatos y hurones, la elaboración de listas de terceros países y territorios y los requisitos lingüísticos, de formato y de configuración de las declaraciones por las que se certifique el cumplimiento de determinadas condiciones establecidas en el Reglamento (UE) n.° 576/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, regulándose en el artículo 21 del Reglamento (UE) n.º 576/2013, el formato y contenido que deberá adoptar el documento de identificación.

 

A través de esta orden la Junta unifica también la gestión de la base de datos del sistema de identificación de animales de compañía a través de los datos aportados por los ayuntamientos de la Comunidad, a quienes les corresponde efectuar un censo de perros y una base de datos de distintos animales potencialmente peligrosos. A través de esta orden se regulan además las campañas de lucha antirrábica y la desparasitación equinocócica.