(Perfil) Borussia Dortmund, un viejo conocido blanco con gusto por el juego de toque

El Borussia Dortmund afronta la eliminatoria apostando por un fútbol de toque y con pólvora, con Götze y Lewandowski como principales bazas ofensivas, y con la intención de mantener su condición de invicto en la presente campaña europea.

Con la Bundesliga ya perdida y eliminado de la Copa de Alemania, los hombres dirigidos por Jürgen Klöpp se han centrado en la 'Champions' después de haber conseguido el pase a semifinales con un final de infarto ante el Málaga, marcando dos goles en el tiempo de descuento.

 

El Dortmund no conoce la derrota esta temporada en la 'Champions', habiendo ganado, además, todos sus partidos disputados en el Signal Iduna Park. Con seis victorias, cuatro empates, 19 goles a favor y sólo nueve en contra, se perfila como uno de los serios aspirantes al cetro europeo. Los alemanes lideraron el Grupo D, el llamado 'grupo de la muerte', por delante de Real Madrid, Ajax y Manchester City; en esa primera fase de grupos vencieron en cuatro encuentros y empataron los otros dos.

 

Los de Klöpp, que querían resarcirse de la pronta eliminación de la pasada temporada -en la fase de grupos-, iniciaron la competición europea venciendo por la mínima al Ajax en su feudo (1-0). Tras ello, cosecharon un empate en el Etihad Stadium ante el Manchester City (1-1).

 

La gran sorpresa llegó en la tercera jornada de la fase de grupos, cuando lograron imponerse al Real Madrid en medio de la euforia del Signal Iduna Park -también conocido como 'Westfallenstadion'- (2-1). Los de Mourinho no pudieron tomarse la revancha en Madrid, donde no pasaron del empate (2-2), aunque ahora tendrán la opción de resarcirse en las semifinales, escenario en el que también se vieron con los blancos en la temporada 1997-98, en la que los entonces dirigidos por Jupp Heynckes levantaron su séptima Copa de Europa.

 

Los de Renania del Norte cerraron la fase de grupos con una contundente victoria ante el Ajax en Ámsterdam (1-4) y otra ante el Manchester City en Alemania (1-0), al que condenaron a no disputar siquiera la Europa League.

 

En octavos de final desahució al Shakhtar Donetsk con un global de 5-2. En el duelo de ida, el conjunto ucraniano logró salvar un empate (2-2), pero en la vuelta, Felipe Santana, Götze y Blaszczykowski se encargaron de sentenciar la eliminatoria (3-0).

 

El Málaga fue la víctima de los alemanes en cuartos de final. Tras el 0-0 de la ida, los goles de Joaquín y Eliseu pusieron en ventaja a los andaluces en la eliminatoria, pero el Borussia consiguió remontar en el tiempo de descuento, con los goles de Reus y el polémico de Santana.

 

Apuesta por el fútbol de toque y letal arriba

 

El conjunto de Mourinho se encontrará con un equipo que ha hecho una apuesta firme por el fútbol de toque, que hace gala de su fortaleza en todas sus líneas. El cuadro negriamarillo cuenta con una media de edad en su plantilla de poco más de 23 años, aunque el veterano Roman Weidenfeller se planta como titular indiscutible bajo palos.

 

La línea defensiva ofrece sólidas garantías al equipo; de momento, ha encajado sólo siete tantos en Europa. El internacional germano Mats Hummels, elegante central y una de las piezas más codiciadas por clubes de todo el continente, y el serbio Neven Subótic, atento siempre al corte, otorgan al equipo un centro de la zaga de garantías, con Lukasz Piszczek, por la derecha, y Marcel Schmelzer, por la izquierda, por bandas para dar profundidad.

 

El centro del campo es una de las líneas más importantes de este equipo, que genera su fútbol a base de técnica, cerebro y construcción. La marcha de Nuri Sahin, si bien no era a priori algo favorable, tampoco suponía un trauma para un conjunto con sobrados recursos.

 

Sven Bender e Ilkay Gündogan, en el doble pivote, son los encargados de la creación del juego del equipo, mientras que la función ofensiva en tres cuartos de campo corre a cargo de Marco Reus, que se ha hecho con el extremo derecho. Por la banda contraria Jakub Blaszczykowski ejerce de perfecto director de transición entre líneas.

 

Mario Götze, en la mediapunta, aporta la creatividad a los de Klöpp, y con metros por delante resulta letal por su rapidez a la hora de decidir y de asistir. En punta, el máximo goleador del equipo, el polaco Robert Lewandowski, se encargará de poner en aprietos a Willy Caballero.

 

Los blancos, ante su maldición en Alemania

 

Alemania es un país maldito para el cuadro dirigido por José Mourinho. Los blancos han visitado en 24 ocasiones estadios germanos, habiendo conseguido sólo una victoria, ante el Bayer Leverkusen, en la fase de grupos de la Liga de Campeones de la temporada 2000-01.

 

El balance de 16 derrotas, 6 empates y 1 victoria en campos alemanes hacen que el partido de ida de semifinales en el Westfalenstadion se prevea como complicado para el Real Madrid, un estadio en el que el Borussia ha ganado todos los encuentros que ha jugado este año en la Liga de Campeones. Además, los blancos ya ha perdido este año en Dortmund (2-1) y no ha pasado del empate en sus anteriores visitas (1998- y 2003).